El enemigo

14 Jul 2014

La oscuridad de la noche era iluminada por las ráfagas de metralleta, un pesado olor a azufre hacia casi irrespirable el aire, los gritos de los heridos atronaban en su cabeza, un cuerpo inherte yacía a su lado, debía protegerse, corrió buscando nuevo cobijo, tras una barricada lo encontró; su rostro tornó a pálido, su cabello encaneció, al entrar en la trinchera, decenas de ojos y fusiles le apuntaban ataviados con uniforme enemigo.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *