El expolio

07 Feb 2015

Hace algunos años, más de los que yo quisiera, asistiendo como alumno a un curso de Administración de Empresas, un profesor, en su exposición, ponía el acento en el conflicto que representaban para las empresas cotizadas la gestión de los altos directivos de éstas, que muchas veces eran contrarios a los intereses de los legítimos propietarios, aquello, seguramente debido a mi juventud, e inocencia, de entonces, me sorprendió sobremanera, ¿cómo podía ser que los altos directivos tuvieran intereses contrarios a los de la empresa que dirigían?, poco me imaginaba yo que, años más tarde, la propia casa en lo que yo desarrollé mi vida laboral acabaría siendo esquilmada por mis propios superiores.

El caso Bankia está en los tribunales, los dos presidentes que la dirigieron (cuando aún era Caja Madrid) desde 1996 a 2012, están imputados, aunque aún lejos de sentarse en el banquillo y recibir justa sentencia. Pero las responsabilidades no deben limitarse ahí, los equipos directivos nombrados por ellos, ocuparon el poder y crearon una red clientelar con criterios subjetivos, alejados de cualquier meritocracia, cuya única preocupación eran sus propias prebendas a base de sueldos fuera de mercado, “bonus” manipulados artificialmente, “tarjetas black” complementarias a las habituales tarjetas de empresa, indemnizaciones millonarias y ahora también se ha conocido que, entre 2008 y 2011, obtuvieron otros 5,2 MM euros bajo el concepto “otros” en los que se cubrían gastos de vivienda, vacaciones o seguros.

Las informaciones conocidas no tienen desperdicio, desde la afirmación del antiguo director general, Ildefonso Sánchez Barcoj, a Miguel Blesa en un correo electrónico e 2005: “disfrutemos por si algún día llegan las vacas flacas”, o el mensaje que se cruzan Enrique de la Torre (secretario general) con el mismo Sánchez Barcoj, en el que éste afirma: “el ‘presi’ está cubierto, no te preocupes”, y aquel le aclara: “no pienso sólo en el presidente. Imagina que en 2009 no sigue y a ti te hacen comercial en una sucursal de Aluche”.

Rodrigo Rato, ex_vicepresidente del gobierno de España, ex_director gerente del FMI, una vez nombrado presidente de Caja Madrid, incrementó su remuneración por encima de la de su antecesor, hasta los 2,3 MM euros al año, gastó más de 100.000 euros en “tarjetas black” a efectos fiscales y, además, sólo en el año de su llegada, ingresó otros 494.296 euros por “otros conceptos”.

El expolio ha sido clamoroso, la forma de dirigir de Blesa y Rato acabó con una entidad tricentenaria que sobrevivió a crisis como el “crack bursátil” de 1929, dos guerras mundiales, la guerra civil, los periodos de entreguerras e, incluso, las pérdidas de las colonias españolas, pero que no fue capaz de superar la rapiña sufrida desde dentro de sus propias estructuras en los últimos dieciocho años. Miguel Blesa de la Parra y Rodrigo Rato Figaredo son los máximos responsables de ello, pero no los únicos…

artículo publicado en @_infoLibre el 09/02/2015, dentro de "Librepensadores": 

http://www.infolibre.es/noticias/club_info_libre/librepensadores/2015/02/09/el_expolio_28071_1043.html
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies