La casa de los espíritus, crítica teatral

12 May 2021

Tres horas veinte minutos en una propuesta teatral, que se pasan en un suspiro, gracias, en primer lugar, a la historia que plantea la excelente obra escrita, en 1982, por Isabel Allende, apoyada en el innegable mérito de Ana María Ricart con su adaptación y la estupenda dirección que realiza Carme Portaceli.La casa de los espíritus, crítica teatral

Lo primero que hay que destacar es que el espectáculo es absolutamente fiel con el nudo familiar de los Trueba del Valle, creado por la sobrina del presidente chileno Salvador Allende, y ello es de reseñar, pues está perfectamente descrito a pesar de su complejidad. La narrativa es excelente y la forma en que se logra desde el escenario del Teatro Español, sobresaliente.

“¡No quiero quitarle tiempo!”

Drama, amor, violencia, ilusiones, fracasos, desamor, deseos, rencor, pasión, lagrimas, alguna sonrisa, mentiras, medias verdades, dolor, sueños e imperfecciones, que se enmarcan en los cambios sociales y políticos de Chile y del mundo, trufando el relato de la historia familiar de este clan a lo largo de cuatro generaciones que se extienden, temporalmente, desde los inicios del siglo XX, hasta entrados los años 70’s de esa centuria.

El mayor acierto de Ricart y Portaceli, al llevar al escenario del Teatro Español el texto de la obra escrita por Isabel Allende, y su compleja trama, está en que aciertan en el ritmo y la forma en que ir presentando su desarrollo al público, respetando el realismo mágico desde el que fue creada, mezclando realidad y magia, cohabitando sobre la escena personajes de momentos vitales diferentes, permitiendo, al tiempo, que el espectador siga la historia con total naturalidad aún sin ser un conocedor del texto original.

“¡Los políticos tenemos muchos enemigos!”

Esteban Trueba, magníficamente interpretado por Francesc Garrido, que siempre se mantiene presente en escena, pretendió a Rosa del Valle, quien resultó envenenada de forma casual y dramática a través de una pócima dirigida a su padre, Severo, marido de Nívea, poco tiempo después de anunciar su entrada en política, para, años después, casarse con la hermana de aquella, Clara, y con ello poner los cimientos de la familia Trueba del Valle.

elenco

Ante nosotros se hacen visibles los mencionados Severo y Nívea, las hijas de éstos, Rosa y Clara; por supuesto Esteban, el patriarca del clan, su hermana Férula, y los hijos que ‘el patrón” tuvo con Clara, Blanca y los mellizos Jaime y Nicolás; su nieta Alba, el conde de Satigny con quien ésta se desposó por voluntad de su padre; el fiel Pedro II y Pancha; Pedro III, el amor de Clara, Miguel quien representó para Alba lo que su padre para su madre y el único Estebán (García) que ‘el señor’ conoció en su finca de “Las tres Marías”; además de Tránsito Soto personaje nuclear en la trama, sujeta a los favores del ‘patrón’, Estebán Trueba, hasta que la vida y el paso del tiempo, le dieron la oportunidad de pagar su deuda.

“Yo soy Pancha García, una más en tu día a día”

El estupendo escenógrafo que es Paco Azorín acierta al plegar sus recursos a la importancia de la propia trama, creando un espacio que acompaña las interpretaciones de los actores utilizando muy pocos elementos en escena, básicamente un conjunto de sillas, un piano y una mesa que cumple diferentes cometidos, destacando como elemento principal tres pantallas, que juegan a diferentes alturas según el momento del espectáculo, donde se reproduce el buen trabajo de videoescena de Miquel Ángel Raió. Nada llama la atención en la escenografía, pero funciona estupendamente. Adecuadas aportaciones al conjunto de la iluminación de David Picazo y el vestuario de Carlota Ferrer.La casa de los espíritus, crítica teatral

Como ya indicamos anteriormente, Francesc Garrido está soberbio al ponerse en la piel de ‘el patrónEstebán Trueba -hombre hecho a sí mismo, aún sin la empatía necesaria hacia quienes le rodean-, siendo capaz, solamente con la expresión gestual, su voz y el uso del bastón que le acompaña, pasar de la vejez de su personaje o la juventud, y a la inversa, en momentos consecutivos; junto a él destaca la prestación de Gabriela Flores, tanto en el personaje de ‘Férula, como cuando interpreta a ‘Tránsito Soto, siendo ambos personajes de matices muy diferentes, un punto mística aquella, seductora, lasciva y mercantil ésta. 

“Las mujeres como tú, siempre salen perdiendo con el matrimonio”

Carmen ConesaCarmen Conesa construye una creíble Clara del Valle, siendo capaz, con su sola presencia, de imprimir a la escena del realismo mágico que es propio a la obra. Su elegante movimiento y el lucimiento que hace del espectacular vestido que porta con gran donosura, consigue dotar de irrealidad mágica la dureza de los acontecimientos reales que se suceden.Inma Cuevas

Miranda Gas, que interpreta de forma acertada a Alba, la nieta de Esteban Trueba y Clara del Valle, asume el papel de narradora de la trama, protagonizando el epilogo que supone la cuadratura del circulo final.

Inma Cuevas salta en el tiempo interpretando a la madre de Clara, Nívea, y a la nieta de ésta, Blanca, además de a Pancha, resolviéndolo con acierto. 

La casa de los espíritus, crítica teatral“La gracia no es morirse, que eso siempre llega, la gracia es sobrevivir”

Junto a los mencionados, completan el elenco David Fernández “Abu” (Dr. Cuevas, Pedro II, Nicolás, Cura, General Hurtado y Oficial), Jordi Collet (Esteban García y Conde de Satigny) responsable también de la música original y del espacio sonoro, Borja Luna (Pedro III y Miguel), Pilar Matas (Nana, Petra García y Luisa Morcartela) y Guillermo Serrano (Severo del Valle, Jaime, Agente USA y Mr. Brown) con un adecuado desempeño actoral conjunto.

Destacada recreación de “La casa de los espiritus la coproducida, en esta ocasión, por el Teatro Español, Grec 2021 Festival de Barcelona y Teatre Romea, sustentada en el buen trabajo desarrollado a partir de la tarea en común realizada por Carme Portaceli (dirección y dramaturgia) y Anna María Ricart (adaptación y dramaturgia), superando el resultado de otros proyectos abordados en conjunto, como Mrs. Dalloway. La acogida dispensada por el público, puesto en pie casi inmediatamente que acabó la función a la que asistimos, doscientos minutos después de hacer comenzado, es la mejor prueba. Nos alegramos del resultado de esta propuesta teatral y felicitamos a los responsables, haciéndolo extensivo a todo el equipo.

 

Si alguna de las imágenes utilizadas en este blog, está protegida por copyright, ruego me lo hagan saber para ser retirada de forma inmediata.
Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *