Estatuas y esfinges

09 Jul 2020

El mayor depredador de las huellas de la historia es el ser humano. Así grandes templos de la antigüedad, con incalculable valor histórico y artístico, fueron derruidos por manos similares a las de los hombres y  mujeres que los levantaron e incluso en el siglo XX asistimos, casi en directo, a la demolición de ciudades monumentales como Palmira, en la actual Siria…¡todo un despropósito!.Palmira

Lo de borrar huellas del pasado, intentando reescribir la historia, es algo que viene de lejos. Hatshepsut la gran reina faraón de la XVIII dinastía de Egipto, que gobernó durante 22 años (1490-1468 a.C.) sobre el trono de las “Dos Tierras”, tuvo que contemplar desde el lugar que eligió para el descanso eterno, como su nombre era borrado de todas sus obras y referencias a sus hitos, de manera similar a lo que le ocurrió a Akenatón y la religión que implantó en su reinado.

Nada puede existir para siempre” (Stephen Hawking) 

Muchos siglos después, la caída del muro de Berlín brindó abruptos cambios en los dirigentes políticos de algunos de sus países, de nuevo borrados de su historia, como los casos de la Yugoslavia escindida tras la desaparición de Tito; Rumania y Alemania del Este con las caídEstatuas y esfingesas de Ceacescu y Honecker; o la más cercana, y paradigmática, caída de Sadam Hussein, representada con el derribo de un monumento a su gloria retransmitido en directo para todo el mundo.

En las últimas semanas y con origen de las protestas en EE.UU. por la muerte de George Floyd tras una práctica policial improcedente y más que discutible, varios monumentos y estatuas de ciertos personajes históricos han sido atacadas, lo cual supone la apertura de un proceso general de revisión de la historia que trasciende la realidad de los hechos, imponiendo la visión del mundo de nuestra  contemporaneidad en el siglo XXI sobre hechos, comportamientos y circunstancias sucedidas hace varios centenares de años.

¿Se puede considerar un genocida a Cristobal Colón?

Estatuas y esfinges¿Más de 5 siglos después se puede considerar a Cristobal Colón un genocida?, como mínimo se puede afirmar que ello es más que exagerado, no pudiéndosele responsabilizar, en primera instancia, de las consecuencias que la nueva ruta comercial abierta con el continente americano, pudiera tener para los nativos.Teatro Romano de Mérida

El mismo argumento utilizado sobre Colón y lo sucedido tras su gesta,  podría utilizarse por parte de los celtíberos, habitantes de la “Hispania” a la que llegaron los romanos, para expandir en ella sus coliseos, teatros, templos y vías que supusieron la primera red de comunicaciones en la península ibérica. Por no hablar de la extensión del Latín como idioma del que proceden todos y cada uno de los lenguajes que hoy se hablan en España, con excepción del euskera. ¿Fueron los romanos también unos explotadores para nuestros antecesores?.

Un fanático es alguien que no puede cambiar de opinión y no quiere cambiar de tema” (Winston Churchill)

Estatutas y esfingesQue otros personajes de la historia como George Washington o Winston Churchill hayan sido objetivo de este revisionismo de la historia, en clave subjetiva, no hace sino hacer más estruendoso el sistema por el que se llega a decidir que ello sea así, respondiendo a espasmos de un origen demasiado reducido y sin ningún contraste objetivo, ¿por qué esos y no otros?. Todo demasiado cercano a procesos y tomas de postura que recuerdan, en exceso, al nazismo: ¡o conmigo, o contra mí!.

Hasta Miguel de Cervantes, insigne escritor reconocido en la cúspide de la literatura mundial a lo largo de la historia, junto con William Shakespeare, ha visto, en estos días, atacado su monumento en el parque Golden Gate de San Francisco, al ser pintada sobre él la palabra “bastardo”, ¿por qué?, ¿cual fue su presunto delito? …todo ello sin  haber estado nunca en el continente americano.

Ayer lloraba el que hoy ríe y hoy llora el que ayer rió” (Miguel de Cervantes)

Pero otros muchos como Fray Junípero Serra (beatificado por Juan Pablo II en 1988 y canonizado por Francisco en 2015), Ulysses S. Grant o Theodore Roosevelt, han sido incluidos en esta lista de juzgados siglos después de su muerte, sin tribunal, juez, ni jurado.

Incluso la alcaldesa de Barcelona, Sra. Colau, ha contribuido al proceso de revisionismo, al anunciar la retirada de la estatua ecuestre del Marqués de Comillas, instalada en la plaza que coge el nombre de Antonio López, a la postre el propio marqués, quien fue un indiano, procedente de Comillas (Cantabria) que hizo fortuna y a su regreso, por razón de casamiento, se instaló en la ciudad condal, fundando el Banco de Crédito Mercantil e impulsando el distrito conocido como “Ensanche” barcelonés, razón del monumento cuya retirada ahora se ha anunciado, tras imputarle un presunto lucro económico con el tráfico de esclavos en el siglo XIX.

¿Cuál es la criatura que en la mañana camina en cuatro patas, al medio día en dos y en la noche en tres? (paradoja de la Esfinge)

Esfinge de Gizeh

Ante todo este proceso contra ciertas estatuas y el recuerdo a la huella de quienes son representadas en ellas, quizás sea adecuado pedir una cierta atemporalidad ante estas revisiones de la historia, con ojos exclusivos del momento actual, solicitando una cierta pose de esfinge como la que contempla nuestro mundo desde el siglo XVII a. C. en el desierto de Gizeh, impertérrita ante todo lo que en el mundo ha conocido desde entonces, y son bastantes cosas, sus contrarias y viceversa, aportando la perspectiva de la paradoja que según la leyenda planteó a Edipo: “¿Cuál es la criatura que en la mañana camina en cuatro patas, al medio día en dos y en la noche en tres?” …”la respuesta es el hombre, que en su infancia gatea con sus manos y rodillas, que es como tener cuatro pies. Cuando es un adulto camina en dos pies. Y en el anochecer de su vida, cuando es un anciano, usa un bastón, lo que equivale a caminar en tres pies”, y quizás todos estos revisionistas juzgan sin entender la “completud” (término utilizado en el ámbito del coaching, aunque el uso adecuado según la RAE es “completitud”) del ser humano, ni siquiera la suya propia, con sus distintas perspectivas, a lo largo de su vida, pasen años o siglos.

Articulo publicado en @elespanolcom el 13/07/2020: https://www.elespanol.com/blog_del_suscriptor/opinion/20200713/estatuas-esfinges/504519544_7.html

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies