Victimismo como elección

19 Feb 2019

Finalmente los partidos políticos autodenominados como independentistas no han apoyado los presupuestos presentados por el Gobierno presidido por Pedro Sánchez, precipitando la celebración anticipada de nuevas elecciones generales.Victimismo como elección

Es evidente que la maquiavélica coincidencia del inicio del juicio del “Procés”, aunque realmente se enmarca en los hechos producidos alrededor del “1-O”, porque el denominado “proceso” empezó mucho antes, exactamente decenios de años antes, concretamente con Jordi Pujol instalado en el Palau de la plaza de Sant Jaume; ha terminado por tener un impacto como derivada directa en el mantenimiento de la enmiendas a la totalidad de las cuentas por parte de ERC y el PDECat.

¿Presupuestos, a quién le preocupan los presupuestos?

El escenario que se abre ante la nueva contienda electoral podría deparar la reedición del pacto que ha terminado en Andalucía con treinta y siete años de gobiernos socialistas en “La Junta”, encarnado en una «jugada a tres bandas” entre el PP, Ciudadanos y Vox, y esa posibilidad puede culminar los deseos máximos del huido Puigdemont, desde Waterloo, pues qué mejor para sus intereses y estrategia, que un Gobierno en Madrid del que formaran parte Pablo Casado, Albert Rivera y Santiago Abascal, o lVictimismo como eleccióno que es lo mismo la representación, para él, de lo más rancio del españolismo, la extrema-derecha y quién desde el interior de la propia Cataluña supo convertirse en ariete del independentismo y de su “antecesor” Pujol.

Ni en los mejores sueños del ex-alcalde de Gerona y número tres de las listas de “Junts pel Sí” por esa misma circunscripción, en las elecciones autonómicas catalanas del 27 de septiembre de 2015, desde donde accedió a la presidencia de la Generalitat de Cataluña, tras el veto de la CUP a la investidura de Artur Mas, podría darse una mejor situación para airear su jugada preferida: la del victimismo, a través de la sombra proyectada de la posibilidad de un nuevo, y largo, artículo 155, que ahora sí podría llegar a TV3, la política de educación y la lingüística.

“Cuanto peor, mejor”

Pero, quizás, los sueños de Puigdemont vayan aún más lejos, y en la soledad de las noches húmedas y frías de la provincia belga de Brabant-Wallon, ya experimentadas por Napoleón hace doscientos cuatro años, llegue a imaginar, inclusive, una suspensión de la autonomía de Cataluña, y la consecuencia directa de la necesidad de constituir un “govern” en el exilio …y ¿quien mejor que él para ello?: “Carles Puigdemont i Casamajó, presiVictimismo como eleccióndent catalán en el exilio”, eso supondría la cuadratura de su, peculiar y particular, círculo. Sí, cierto es que fue huído antes que todos esos pequeños detalles se dieran, pero el reflujo de la historia haría pasar desapercibidas esas minucias, sólo de interés para quienes no están pendientes del fulgor de la gloria de un estadista cómo él.

La política es ambición, si hay un rasgo común en los líderes de cualquier formación que se presenta a unas elecciones, es la ambición, nadie sin ese rasgo daría un primer paso, y la de Carles Puigdemont pasa por una “muletilla” absolutamente necesaria para que su plan cuaje: Vox, y que esa formación sea importante en la composición del próximo Gobierno que se instale en el Palacio de la Moncloa, en Madrid.

Si para lograr su reto personal, los intereses de los catalanes salen perjudicados, son minucias, ésto es política.

Victimismo como elecciónQuizás visto desde fuera pueda parecer que la frase que verdaderamente expresa los deseos del 130º president de la Generalitat sea la de “cuanto peor, mejor”, pero en su interior está convencido de que todo ello es necesario para lograr su objetivo y conseguir ser él, quien vuelva a enunciar aquellas palabras de “Ja soc aquí”, de Josep Tarradellas, al volver a Cataluña desde el exilio, para tomar posesión como president de la Generalitat, más allá de las evidentes diferencias entre la talla política, e intelectual, de aquel y éste. Si para lograr su reto personal, los intereses de los catalanes salen perjudicados, son minucias, ésto es política.

¿Presupuestos, a quién le preocupan los presupuestos?. 

Y Vox es la coartada de su victimismo como elección.

Artículo publicado en @elespanolcom el 20/02/2019: https://www.elespanol.com/blog_del_suscriptor/opinion/20190220/victimismo-eleccion/377532245_7.html

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies