Smoking room, crítica teatral

24 Oct 2017

Es bastante habitual llevar a la gran pantalla cinematográfica, textos teatrales, como “La soga”, “Un tranvía llamado deseo”, “La cena de los idiotas” o más recientemente “El método Grönholm”, pero no es tan frecuente el recorrido a la inversa, desde las pantallas a los escenarios, quizás por la misma razón que lo normal es que el texto de un libro publicado se lleve a la escena, y no tanto que se publique un libro después de haber estrenado su texto en el teatro, aunque excepciones las hay naturalmente.

¡Los hombres de antes sólo tenían que salir a cazar!

Smoking room, crítica teatral

Y el “Smoking room” estrenado el 12 de octubre en “El Pavón Teatro Kamikaze” (hasta el 19 de noviembre), dirigido por Roger Gual, responsable también del celebrado filme de 2002, con su dirección y guión, junto con Julio Walovitz, es una de esas excepciones a la regla general, con la complejidad que tiene la comparación entre lo presentado en la pantalla, con sus diferentes recursos y posibilidades, y la puesta en escena teatral, similar a la diferencia que hay entre desarrollar la imaginación tras lo que se lee a través de los renglones de un libro y luego ver la obra teatral, o hacerlo a la inversa, con los condicionantes que tiene sobre lo visto inicialmente.

¿Qué pasó con el ascenso que yo me merecía?.

Smoking room, crítica teatral

Roger Gual afronta el reto de manera valiente, pero sin ser inmune a los condicionantes, y consecuencias, de medios similares, pero distintos. Aún habiendo sugerido a los actores que no vieran la película para evitar tics o imitaciones, aunque Manuel Morón estuvo en el reparto de la película y también lo hace ahora en la propuesta teatral.

Todos dudamos.

Ante nosotros se recrea un microcosmos fácilmente reconocible para cualquiera que haya trabajado en una empresa, identificamos al trepa, al pelota, al locuaz, al contenido, etc… y esas conversaciones carentes de una profundidad afectiva y emotiva, pero que ocupan, al menos, ocho horas diarias de cada uno de nosotros; hasta que, de la cosa más nimia, e insignificanSmoking room, crítica teatralte, la tragedia estalla. Perdón, ¿he dicho tragedia?, sería para la víctima, porque para los demás todo sigue igual en la cotidianidad del día a día.

La apuesta de Roger Gual, en esta ocasión, en la puesta en escena, es de un minimalismo extremo, componiendo la oficina en la que transcurre la trama con unas simples tres mesas de despacho, separadas, entre sí, con unos pequeños biombos, que son utilizados por los propios actores para acotar los espacios y señalar los cambios de escena.

La gente tiene miedo a la diferencia.

Smoking room, crítica teatral

El trabajo actoral es algo desigual, resultando no homogéneo el colectivo, lo cual quizás obedezca a una elección intencionada del director, en todo caso es destacable la prestación de Miki Esparbé, como Ramírez, resultando totalmente creíble en cada perfil de su papel, simpático y desenfadado al principio, hasta convertirse en el sustento principal del drama en el momento de su desenlace. Edu Soto, como Enrique, le da perfecta réplica a Esparbé.Smoking room, crítica teatral

Interesante propuesta que, como siempre debe suceder en el teatro, nos hace removernos en nuestro asiento mientras la vemos, quizás porque nada de lo que se nos muestra ante nuestros ojos nos es extraño, sino más bien habitual.

Esta temporada teatral madrileña promete, esperemos continuar por tan buen camino.

Crítica teatral publicada en @elespanolcom el 20/10/2017: https://www.elespanol.com/blog_del_suscriptor/opinion/20171018/255294474_7.html

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies