Shock (el cóndor y el puma), crítica teatral

04 Jun 2019

Shock (el cóndor y el puma), crítica teatralEl teatro documental, también conocido por el termino “Verbatim”, cuya traducción desde el inglés es “palabra a palabra”, representa una tendencia en amplio crecimiento, de la que, en la escena española, tenemos los ejemplos de “Ruz-Bárcenas”, “Port Arthur” o “Jauría”, en la cual se escenifican situaciones reales, transcritas al 100% sobre unos hechos sucedidos, siendo muy importante, en este género, la elección de la forma en que se presenta la acción, su recreación y la puesta escénica.

«Solo una crisis, real o percibida, da lugar a un cambio verdadero» (Milton Friedman)

Shock (el condor y el puma)” utiliza la base del libro escrito por Naomi Klein, “La doctrina del shock” para recrear los hechos reales sucedidos alrededor de los ‘golpes de estado’ sucedidos en Chile y Argentina de la década de los años 70’s del siglo XX, enmarcándolos entre el ambiente suscitado alrededor de las teorías neoliberales propugnadas por Milton Friedman, premio Nobel de EconoShock (el cóndor y el puma), crítica teatralmía en 1976, que creó escuela desde la Universidad de Chicago, y las investigaciones psiquiátricas y neurológicas desarrolladas por Donald Hebb, primero, y continuadas por Ewen Cameron después, sobre privación sensorial y la capacidad de borrar memorias existentes como medio para reconstruir la “psique” por completo, las cuales pudieron ser la base de procedimientos recogidos para la tortura en manuales de la CIA, organismo con el que, ambos, terminaron por colaborar dentro de lo que se definió como experimentos MKULTRA.

La utilización de las teorías ultraliberales de Friedman supusieron el “fondo” de la idea de la exportación del nacionalismo norteamericano, como modelo económico, a lo largo del mundo, y concretamente en el cono sur américano; mientras que las “formas” de como hacerlo, se recogieron en los manuales de la CIA, de los que Hebb y Cameron fueron origen.

“Mi recuerdo será el de un hombre digno que fue leal a su patria” (Salvador Allende)

Shock (el cóndor y el puma), crítica teatralAndrés Lima dirige un acertado montaje, compartiendo la responsabilidad de la dramaturgia con Albert Boronat, desarrollado a partir de la presentación de cuatro piezas, además de prólogo y epílogo, con textos realizados “ad hoc” por un potente póker de autores teatrales de nuestra contemporaneidad, de los que forman parte Juan Cavestany y Juan Mayorga, además de Lima y Boronat.

El espectáculo se divide en dos partes, con una duración superior a las dos horas y media, que no resulta excesivo, sabiendo captar la atención del publico, si bien desde un punto de vista de interés, la carga argumental se encierra en la primera parte, más profunda, aunque la segunda pueda resultar más espectacular para gran parte de los espectadores.

“Para los torturadores éramos como cosas …y además cosas inútiles” 

Shock (el cóndor y el puma), crítica teatralBrillante resulta la escenografía envolvente creada Beatriz San Juan que sabe aprovechar al máximo la capacidad camaleónica del espacio escénico del Teatro Valle Inclán, situando en el centro del mismo una plataforma circular y giratoria, alrededor de la cual otros elementos de atrezzo van apareciendo según el momento (confidentes, mesas, tribunas, etc…), todo ello envuelto por la presencia de espectadores en los 360 grados del espacio, coronándolo con cuatro pantallas en la que se proyectan las videocreaciones diseñadas por Miguel Ángel Raió, nunca mejor integradas que en esta ocasión, en la que sí suponen un aporte extra a lo que sucede en la escena.

Casi cuarenta personajes son recreados por los seis estupendos actores que compoShock (el cóndor y el puma), crítica teatralnen el elenco, que convierten sus interpretaciones en uno de los puntos fuertes del espectáculo, destacando la sobriedad con la que Ramón Barea sabe dar vida a los muy diferentes registros de Salvador Allende, Richard Nixon y Augusto Pinochet; la brillantez y credibilidad de Ernesto Alterio al recrear a Jorge Rafael Videla, en un guiño más que particular con clave interna en la propia historia de su familia, para a continuación protagonizar el relato de un torturado con unos detalles llenos de horror que van cargando el ambiente de una dramática densidad al mismo tiempo que la luz va bajando su intensidad; la formidable recreación de Margaret Thatcher qShock (el cóndor y el puma), crítica teatralue realiza María Morales, acompañada de un divertidísimo traductor al que da piel Juan Vinuesa; con Natalia Hernández, siempre presente en la escena, encargada con su distintos personajes de dar continuidad a la trama, desde el prólogo al epílogo y Paco Ochoa en similar rol, sabiendo pasar desde la comicidad de algunos de sus personajes, al dramático cinismo de torturador en su aproximación a Manuel Contreras; componiendo entre todos ellos un gran trabajo actoral.Shock (el cóndor y el puma), crítica teatral

«Durante los últimos veinte años se ha estado librando una guerra y la ha ganado mi clase, la clase adinerada” (Warren Buffett)

Una propuesta más que interesante la programada por el Centro Dramático Nacional en el Teatro Valle-Inclán con este “Shock (El cóndor y el puma)”, acertadamente planteada desde la dirección por Andrés Lima, en un marco temporal que transcurre a lo largo de cincuenta años, desde 1957, con el ritmo adecuado, muy bien tratada desde los medios técnicos y magníficamente interpretada. Los hechos son conocidos, al margen del papel algo melifluo dado a Pinochet en la entrevista con Thatcher, en Londres en 2006, pero la forma en la que se presentan les da una continuidad y coherencia que solo puede ser interpretada con la perspectiva que da el paso tiempo, desvelando unas claves que quizás sigan vigentes hoy, convirtiendo el espectáculo en algo más que recomendable que debe ser visto, por sus altas cualidades artísticas y teatrales, pero también por su valor documental.

Share

Comentarios

  1. Úrsula Bischofberger dice: junio 8, 2019 at 10:48 pm

    Hacer presentes, de forma mucho más vívida que un reportaje, esas realidades atroces. Despertar la conciencia. Ponerte en contacto con personas de carne y hueso que traen textos también de carne y hueso.
    Me llamó la atención la reacción del público cuando nos lanzaban la pelota. Me tuve que tapar los oídos para no escuchar la descripción de las torturas.

    • Muchas gracias, Úrsula, por realizar su comentario sobre la obra de teatro «Shock (el cóndor y el puma)» participando en http://www.traslamascara.com a través de la crítica teatral que hemos publicado sobre este espectáculo, cumpliendo una de las premisas para las que fue creado, dando espacio para que cualquier aficionado a la escena teatral pueda expresar sus opiniones, como usted ha hecho. Comparto con usted mi percepción sobre lo interesante del testimonio dado a través de este «teatro reportaje» realizado con gran calidad en la aproximación a los hechos sucedidos en Chile y Argentina en los años 70’s del siglo XX. Le reitero mi agradecimiento. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies