¿No estaremos subsidiando a Alemania?

10 Jul 2015

Traigo a mi blog el muy interesante artículo de Juan Laborda (@JuanLabordah) publicado en @voz_populi, “¿No estaremos subsidiando a Alemania?”, una pregunta y repuesta, ambas, reveladoras.

_______________________________________________________________________________________________

Llevamos unas cuantas semanas absolutamente electrizantes, apasionantes, llenas de un intenso debate. Nos referimos a Grecia, nos referimos a la austeridad, nos referimos al problema de la deuda occidental, nos referimos a la situación de la banca, nos referimos a la solidaridad europea, nos referimos a Alemania, nos referimos a la geopolítica, nos referimos al concepto de democracia. Sin embargo, para poder participar, opinar, discutir, hay que emigrar, leer prensa inglesa, francesa, o estadounidense. Repito, para poder participar, opinar, discutir, hay que emigrar, y seguir los análisis de economistas foráneos -los ligados a los del “establishment” patrio, hilarantes-. El problema de fondo de España no solo es económico -vean mi blog anterior donde detallo por qué España se parece a la Grecia del 2010-. El problema es mucho peor, una democracia de muy baja calidad, donde unas élites políticas y económicas hace tiempo que secuestraron a nuestra querida España.

Permítanme ciertas ideas generales alrededor de lo que está sucediendo. Pero antes déjenme que les anticipe mi opinión sobre lo que va a suceder alrededor de Grecia. Al final creo que habrá acuerdo. Y el relato final debería correr a cargo de Alexis Tsipras. La razón es muy sencilla, con el “Grexit” el sistema bancario occidental, digámoslo en voz baja, sin que se enteren, tendría ciertos “problemillas”. Pero además entrarían en juego aspectos geopolíticos, el “Grexit” arrastraría a Grecia hacia los BRICs, con todo lo que ello supone (la armada rusa y china a las puertas del mediterráneo). Y la presión estadounidense empieza a ser asfixiante. Por esas dos razones, habrá acuerdo.

Historia y democracia

subsidio a AlemaniaPor si acaso, desde “The New York Times se les recuerda a los teutones ciertas lecciones de historia: Germans Forget Postwar History Lesson on Debt Relief in Greece Crisis, algo así como “en la crisis griega, los alemanes olvidan la lección de historia de la posguerra sobre el alivio de la deuda”. Nos referimos a la reestructuración de la deuda alemana en el acuerdo de Londres de 1953. Siendo sinceros, en cambio, nunca se cuentan las razones reales del acuerdo de Londres. Si Estados Unidos y Rusia no hubieran estado enfrentadas; si Alemania no hubiera estado dividida; si los Estados Unidos no hubieran querido mostrar el éxito del libre mercado y la democracia de la Alemania del Oeste; y si no hubieran existido tantos lazos de unión, cooperación y complicidad entre los banqueros de Wall Street y sus parientes alemanes con el detestable régimen nazi, el acuerdo de Londres no se hubiera realizado. Quizás por ello, la geopolítica podría acabar ayudando a Grecia, para la desesperación de Rajoy.

Pero el drama griego tiene un componente más pasional. Grecia es el último campo de batalla en la guerra de la élite financiera contra la democracia. Grecia puede entrar en bancarrota, pero la Troika ya está políticamente en quiebra. Aquellos que persiguen a la nación helena, ejercen poderes no democráticos ilegítimos, defendiendo los intereses de clase que ahora tanto nos afligen (magnífica la visión de Euclid Tsakaloto sobre el Euro, que tantas veces hemos detallado). En realidad durante los últimos dos siglos, con la excepción de los treinta años de tregua keynesiana de la postguerra, los gobiernos niegan a sí mismos la posibilidad de cambio, se comprometen a impedir la democracia. En este sentido, el aplastamiento de la elección política tomada por los griegos es un componente necesario para el sistema dominante. El neoliberalismo es intrínsecamente incompatible con la democracia, ya que la gente, al final, siempre se rebela contra la austeridad, y la tiranía fiscal acaba prescribiendo. La razón es muy sencilla, el verdadero camino a la servidumbre consiste en desinvertir en democracia en nombre de la élite (echen una ojeada a los cinco personajes que la Troika había puesto a negociar: Tusk, Juncker, Schulz, Dijsselbloem y Draghi).

¿Y si estamos subsidiando a Alemania?

La carta abierta “La austeridad ha fracasado de Heiner Flassbeck, Thomas Piketty, Jeffrey D. Sachs, Dani Rodrik, y Simon Wren-Lewis a Merkel es un buen ejemplo de cómo y por qué al final la austeridad prescribirá. Pero el problema de fondo de la Unión Europea y del euro es más profundo, se hizo a la medida de Alemania. Por un lado, la entrada del sur de Europa en el Euro, con el consentimiento de sus élites, acabó destrozando nuestro sector industrial que no estaba preparado para el libre mercado (véanse los análisis del profesor Ha-Joon Chang sobre los mitos del capitalismo contemporáneo). Pero no solo eso.

Alemania a fecha de hoy sigue sin querer reducir sus superávits por cuenta corriente mediante políticas que faciliten un mayor consumo de sus familias. Tampoco quiere asumir las consecuencias del riesgo precio de las inversiones de sus bancos. Éstos canalizaron el ahorro de los alemanes hacia actividades y activos sin llevar a cabo el correspondiente análisis de riesgos, obligando a españoles e irlandeses, por ejemplo, a rescatarles mediante la socialización de las pérdidas bancarias. Y encima, para rematar, Alemania sigue sin asumir una unión fiscal que implicaría un proceso de mutualización de las deudas dentro de Europa y la imposición en los mecanismos de resolución en los rescates bancarios a costa de acreedores y no de contribuyentes. Por eso, el euro, en definitiva, y frente a lo generalmente asumido, puede que en realidad haya supuesto, al final, un subsidio del sur de Europa a Alemania, al transformarse en una mera relación acreedor-deudor.

Share

Comentarios

  1. Juan Melero Varias cuestiones. Una primera de orden. Se hace una mención de pasada y en minúscula a un texto fundamental en la historia de la economía: “Camino de Servidumbre” del profesor Hayek, premio Nobel de Economía. “La tesis central del libro es que los avances de la planificación económica van unidos necesariamente a la pérdida de las libertades y al progreso del totalitarismo”, y no al revés. El que la banca alemana intentará recuperar los créditos concedidos a las cajas españolas, que demostraron una pésima capacitación profesional para llevar adelante la alta misión que la sociedad les tenía encomendadas como sostén financiero de las fsmilias, tampoco me parece que diga nada malo de la banca alemana, y sí de la española. Que esa recuperación de sus créditos la hayan soportado los ciudadanos…qué ciudadanos, de dón de han salido los fondos para el rescate?, quizá también de Alemania?. Volveríamos, de seguir así, al debate del otro día. Pero no merece la pena que te canse. Dejémonos de mirar el ombligo y buscar culpables fuera, algo muy típico del Sur, y pongámonos a trabajar en serio. Por cierto, esa seriedad ayudó mucho a la Alemania de la postguerra a aprovechar la generosidad de los vencedores. Tomemos ejemplo.

    • Gracias, por la opinión. Sin duda es un tema complejo que levanta muchas sensibilidades, pero como dijo Ramón de Campoamor: “…en este mundo traidor nada es verdad, ni mentira, todo es igual al color del cristal con que se mira”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies