Más austeridad, menos igualdad

15 Sep 2015

La crisis ha sido utilizada como coartada para la aplicación de políticas neoliberales que están agrupando la riqueza cada vez en menos manos, diluyendo, al mismo tiempo, la extensa clase media establecida hace apenas unos años, como mejor signo, entonces, de redistribución de la riqueza.

Oxfam Intermon ha publicado su nuevo informe sobre desigualdad en Europa, titulado “Europa para la mayoría, no para unos pocos” y los datos ponen de relieve las consecuencias de las políticas de austeridad que se vienen aplicando desde 2008, utilizando cifras bien elocuentes, como en esta afirmación: “Hoy hay 123 millones de europeos viviendo en situación de pobreza mientras que el continente es el hogar de 342 milmillonarios”.

El informe señala claramente que el incremento de la pobreza y la desigualdad son consecuencias directas de decisiones políticas influenciadas por las elites ricas que buscan su propio beneficio, en una especie de “secuestro democrático”, donde el interés de la mayoría de las personas se ve sometido al de los que más tienen. El estudio denuncia la excesiva influencia que ejercen las grandes empresas, las grandes fortunas y algunos grupos de interés en la toma de decisiones en el seno de la UE; durante el año 2014, el 82% de los participantes en los grupos de expertos en materia fiscal de la Comisión Europa representaban intereses privados o comerciales, nada sorprendente si tenemos en cuenta que en Bruselas se mueven 15.000 “lobbistas”.

desigualdad.bis

En un momento donde se necesita proteger a los más vulnerables, las políticas aplicadas se concentran en reducir la inversión pública y hacer un ajuste fiscal, lo cual genera que 2 de cada 3 ciudadanos europeos tengan la impresión, más bien certeza, que sus gobiernos están dominados por los intereses de una minoría, lo cual hace bastante razonable el apoyo social que en los últimos tiempos vienen recibiendo políticos como Alexis Tsipras en Grecia, Pablo Iglesias en España ó el veterano Jeremy Corbyn en el Reino Unido.

“La pobreza en Europa no es un problema de escasez, sino de distribución de los recursos”, señala Oxfam Intermon, argumentándolo sobre un informe de Credit Suisse que señala que el 1% más rico de los europeos tienen un tercio de la riqueza de todo el continente …¡impresionante!, lo que es, sin duda, todo un editorial social y económico de la realidad de nuestro entorno.

Al margen de los recortes aplicados, vía austeridad, los “injustos sistemas fiscales” están en la clave de este incremento de la brecha de la desigualdad, puesto que “tienden sistemáticamente a gravar, en mayor medida, el trabajo y el consumo, que el capital”, como se demuestra a la vista de que el tipo efectivo que pagan las empresas consolidadas en España es del 6% (página 45 del informe anual de recaudación de la AEAT último disponible) en comparación con lo que usted y yo, o cualquier otro ciudadano, aportamos como personas físicas, o que el 90% de la recaudación del Estado provenga de impuestos directos, e indirectos, a los ciudadanos, mientras que las grandes empresas solo aportan el 2% del total. Todo ello al margen de los perversos efectos de la evasión fiscal que, según estudios recientes, podría ascender a 1 billón de euros en Europa, tanto como para duplicar la inversión total en la sanidad pública de todos los países de la UE.

Dentro del conjunto de países europeos, España es hoy el cuarto país europeo con mayor desigualdad, escalando rápidamente desde la decimoquinta posición que ocupaba hace pocos años, con más de tres millones de personas que viven en situación de total pobreza, el doble que hace pocos años, y el 30% del total de nuestra población en riesgo de exclusión, evidencias de que nuestro “acelerón” en recortes sociales, austeridad e injusto ajuste fiscal, nos llevan directos al “pódium” de los países europeos con mayor desigualdad y, con seguridad, “alguien” sacará pecho de ello ante la todopoderosa líder, Merkel.

Stiglitz_Precio_DesigualdadEn su informe, Oxfam Intermon, no solo enmarca las principales causas de desigualdad a nivel europeo, sino que propone cuatro medidas para su corrección, que pasan por fortalecer la democracia institucional, garantizar empleos y salarios dignos, reinvertir en servicios públicos y justicia social, justo el camino contrario a lo recorrido estos años en la vieja Europa.

El premio nobel de economía Joseph Stiglitz enunció la definición del “precio de la desigualdad” en la formulación de que “el 1% de la población tiene lo que el 99% necesita”, y el momento actual queda enmarcado en ella, cumpliéndose otra equidad: “Más austeridad, menos igualdad”.

 

Artículo publicado en @_infoLibre, dentro de #Librepensadores, el 29/09/2015: http://www.infolibre.es/noticias/club_info_libre/librepensadores/2015/09/29/mas_austeridad_menos_igualdad_38453_1043.html

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies