Los hijos insolentes en el Congreso

05 Mar 2016

Traigo a mi blog el artículo de Lucía Méndez, titulado “Los hijos insolentes en el Congreso” en el que pone foco a lo que pudieron sentir los responsables de PSOE y PP ante lo que tuvieron que oir de los nuevos líderes de ‘Podemos’ y ‘Ciudadanos’, partidos políticos que están recogiendo los votos de los jóvenes, de izquierda y derecha, que no se incorporan a la formaciones socialista y  popular.

Incluyo link de acceso directo: http://www.elmundo.es/opinion/2016/03/05/56d9f8af22601ded458b460c.html

______________________________________________________________________________________

Los hijos nos obligan a ponernos delante del espejo. Nos resistimos. No nos gusta comprobar cómo hemos envejecido, qué fue de nuestros sueños, cómo se nos ha fruncido el ceño, qué coño hemos hecho con nuestra vida. Los hijos son tercos, osados. Ya no aceptan el argumento de autoridad así como así y, horror de los horrores, acaban por desarrollar su propia personalidad. Dejan de ser nuestros para ser del mundo. Hacemos como que no nos damos cuenta, pero ellos enfilan el pasillo con el espejo diciendo: «Mírate, mamá, estás genial, pareces más joven de lo que eres, pero ya vas teniendo una edad. Ahora nos toca a nosotros decidir sobre lo nuestro».

Los hijos de la crisis salieron a la calle en mayo de 2011 para que España se mirara al espejo. Para que los que mandaban supieran que no les gustaba el mundo que estaban construyendo. Desencantados, pidieron atención a los padres. Ojo con lo que estáis haciendo. Sus mayores no les escucharon. PSOE y PP no se miraron al espejo ni se preguntaron qué es lo que querían esos muchachos. Pero no llegaron a ninguna conclusión. Dejadnos a nosotros que somos los que sabemos. Ni se miraron al espejo ni se dieron cuenta de que estaban construyendo un mundo excluyendo a sus hijos. De eso no se habla. Eso no se toca.

Rivera_IglesiasEsos hijos abandonaron a los partidos grandes y se abrazaron a los nuevos. PP y PSOE han perdido el voto juvenil por completo. Los hijos de PP y PSOE han llegado al Congreso, el ‘sancta sanctorum’ de la casa, para decirle a sus mayores que se miren al espejo. Iglesias ha escandalizado al PSOE y Rivera al PP. Eso molesta y duele. Como duele la insolencia y esa mirada escrutadora de los hijos en la que se refleja la vida de los padres cuando no quieres hablar de algo y ellos te obligan.

Pablo Iglesias ha entrado en lugar sagrado con pintas tremendas, actitud descarada y verbo radiactivo. Y ha censurado el lado oscuro del abuelo patriarca. Horror. Eso era tabú en esta casa. Albert Rivera es el hijo modosito y educado que, sin embargo, es capaz de decir la verdad al padre que se ha quedado antiguo. Los dos saben dar patadas porque se han criado en la calle. Pedro Sánchez es otro hijo. Podría tener la misma osadía por edad. Pero se le nota que se ha criado en los almohadones del partido. Lejos de la pasión callejera.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies