Las causas del deterioro de Bankia

31 Jul 2015

Es enternecedor ver el empeño que tiene el actual equipo gestor de Bankia, dirigido por el Sr. Goirigolzarri, en liberar de cualquier responsabilidad en la crisis de ese banco, y de sus marcas de origen, a sus antecesores, Rodrigo Rato y Miguel Blesa. Ahora se ha conocido un nuevo informe que Bankia ha aportado dentro de la causa que instruye el juez Fernando Andreu, redactado por economistas mediáticos bien conocidos, como Santiago Carbó y Francisco Rodríguez Fernández, catedráticos de economía y asesores de instituciones como la Reserva Federal o el Banco Central Europeo, habituales participantes en tertulias de opinión, quienes ahora defienden que el deterioro de Bankia, y su caída a los pocos meses de su debut bursátil, se debió a un empeoramiento de la economía española, más allá de lo previsto, y no a la gestión de quienes condicionaron la estrategia de esa entidad y de la tricentenaria Caja Madrid, como su principal antecedente, en los últimos años.Goirigolzarri

El posicionamiento de Bankia, con bastante tibieza sobre el tratamiento judicial a los gestores anteriores al Sr. Goirigolzarri, ya quedó suficientemente enmarcado con el escrito que presentó hace días, no considerándose perjudicada por el uso dado a las “tarjetas black” por directivos y consejeros imputados en el proceso. Cuando conviene recordar que el 60,90% Bankia hoy es propiedad de todos los españoles a través del FROB, luego perjudicados como tal lo somos todos.

Evidentemente nada es casual y gran parte del interés de esta estrategia está en evitar las posibles indemnizaciones millonarias a las que podría ser condenada Bankia, en relación a las demandas interpuestas por los perjudicados en su salida a Bolsa, utilizando el argumento de que el desplome del 99% del importe captado en ella se haya evaporado, nada tiene que ver con responsabilidades en el uso de cuentas que no reflejaran la imagen fiel del banco en ese momento e incluso de las decisiones empresariales tomadas por quienes dirigían Bankia entonces.

Todo esto viene a colación de cuestionar el informe de los peritos independientes del Banco de España, Antonio Busquets y Víctor Sánchez Nogueras, quienes, tanto por escrito, como en declaración ante el juez Andreu, a preguntas del fiscal, Alejandro Luzón, manifestaron que “la entidad salió a Bolsa sin ofrecer su ‘imagen fiel’ a los inversores institucionales y los accionistas minoritarios, apuntando que el deterioro de los estados financieros del banco no puede achacarse a la crisis económica, como defendieron los ex_directivos de la entidad presidida por Rodrigo Rato” e incluso, como ahora, sostiene el actual equipo directivo encabezado por el Sr. Goirigolzarri.

En el informe de los peritos independientes del Banco de España no solo se incide en que las cuentas de Bankia “no expresaban la imagen fiel de la entidad” en el momento previo de su salida a bolsa, sino que lo mismo sucedió en el cierre del ejercicio 2011 bajo presidencia de Rodrigo Rato, ni tampoco en el cierre del ejercicio 2012, ya bajo presidencia de José Ignacio Goirigolzarri. Reseñándose especialmente la responsabilidad también asumida en esa “imagen no fiel” de la firma de auditoría Deloitte.

Rato_BankiaLa manipulación no solo afectó a las cuentas publicadas sino que el informe independiente recoge la existencia de acuerdos privados en los que Bankia garantizó, con la firma de su director general de participadas entonces, Matias Amat, y de su consejero delegado, también de entonces, Francisco Verdú, cubrir las posibles pérdidas por participar en la OPS Bankia, como pasó en el caso de la empresa “Corporación Gestamp” a la que se compensó con 26 MM euros, a cargo de Bankia, sobre una inversión inicial de 58 MM euros, por la venta de sus acciones a un precio de 2,069 euros, desde los 3,75 euros de valor de salida en la OPS. Los peritos también pusieron de manifiesto que los instrumentos conocidos como “tarjetas black” eran sobresueldos, absolutamente ilegales, que fueron deliberadamente ocultados, tanto bajo la presidencia, primero de Miguel Blesa, y luego de Rodrigo Rato.

Este nuevo informe de Santiago Carbó y Francisco Rodríguez Fernández, es el tercero con el que Bankia intenta desmontar lo acreditado por los peritos independientes del Banco de España, tras los de Leandro Cañibano y Mansolivar, por lo que el empeño de su estrategia, de forma evidente, es abrumar al juez Fernando Andreu, contrarrestrando lo indicado por aquellos, sin reparar en gastos por parte del banco, aun, nacionalizado.

Ante los argumentos ahora empleados por el nuevo informe “patrocinado” por Bankia, quedan varias preguntas en el aire:

  1. Si el problema de solvencia en Bankia fue causa de la crisis sobrevenida, ¿por qué el resto de operadores financieros no sufrió las mismas consecuencias?.
  2. ¿No hubo responsabilidad en Rodrigo Rato, y su equipo, en las cosas que hizo y en las que no hizo?.
  3. ¿No hubiera sido mejor opción, solicitar la intervención del Estado antes de forzar la salida a Bolsa de Bankia?, ¿limitando el importe de las ayudas públicas?.
  4. ¿No fue una huida hacia adelante la integración de Caja Madrid y Bancaja, junto con otras cajas menores?.
  5. ¿No hay responsabilidad en Miguel Blesa, y su equipo, en convertir la que fue la segunda entidad financiera española en solvencia, y entre la mejores a nivel europeo, Caja Madrid, en una entidad endeudada y totalmente dependiente?.
  6. ¿No hay responsabilidad en Miguel Blesa y Rodrigo Rato en el patrocinio de un sistema de sobresueldos “black a efectos fiscales”, de los que ellos mismos formaban parte de sus beneficiarios, a través de las conocidas como “Tarjetas Black”?.
  7. Y finalmente , ¿la Justicia española se puede permitir que no haya responsables de lo que ha sido el mayor expolio financiero de su historia, con miles de perjudicados “preferentistas” y “accionistas”, al margen de los 6.000 empleados que se han visto desvinculados de sus puestos de trabajo?.

Lo sucedido con Bankia, y con una de sus entidades de origen, Caja Madrid, recuerda mucho el célebre timo callejero del “trile” (también conocido como “mosqueta” o “¿dónde está la bolita?”) en el que el “trilero”, con habilidad y ligereza, va mostrando la bolita para ir recibiendo apuestas sobre ello, primero dejando que algún incauto gane pequeñas cantidades, para en el momento adecuado quedarse con todo el dinero sobre la mesa. La hipérbole del juego en este caso es que lo que se ha hecho desaparecer ante nuestros ojos fue una entidad financiera de las más solventes de España y que los perjudicados fueron miles de españoles: preferentistas, accionistas, empleados, y ex_empleados, mientras las responsabilidades parecen evaporarse y los responsables, que bien recordamos con nombre y apellidos, parecen encontrar la complicidad del sistema.Blesa.2

Caja Madrid y Bankia fueron entregadas a los políticos, ¿quiénes si no, las ocuparon?, ¿quiénes marcaron lo que hacer y lo que no?, ¿quiénes dijeron que proyectos financiar y cuáles no?, ¿quiénes las utilizaron con fines partidistas?, ¿quiénes utilizaron la gestión de sus recursos humanos como agencias de colocación para los propios?, ¿quiénes repartieron los fondos de su obra social con criterios de clientelismo político?, etc… ¿quiénes fueron los causantes verdaderos de su deterioro?.

Sobra decir que la respuesta a esa pregunta es que son los mismos que anhelan situar de nuevo Bankia en el ámbito del sistema financiero privado, por un valor muy inferior al de las ayudas públicas recibidas, con las menos consecuencias judiciales posibles y …¡pelillos a la mar, o mejor, al rio Manzanares!.

El refranero popular tiene una frase que ilustra muy bien lo que parece pretender la actual dirección de Bankia, presidida por el Sr. Goirigolzarri, con su tercer informe pericial intentando desmontar el inicial de los peritos independientes del Banco de España: “…entre todos la mataron y ella sola se murió”, pero aún seguimos confiando en la Justicia, y en la instrucción del juez Fernando Andreu, para que las pruebas puestas sobre la mesa supongan la apertura de juicio oral y la depuración de responsabilidades. La Justicia española se juega su credibilidad en ello.

Share

Comentarios

  1. Carmen Luque Lara dice: agosto 1, 2015 at 9:12 pm

    La justicia tiene una deuda con todas aquellas personas que, bien como clientes estafados, o como empleados despojados de su futuro, esperan ver a estos personajes juzgados y pagando por todo el daño que hicieron. A todos nos gustaría que este deseo se haga realidad….

    • Gracias por el comentario. Hay tres causas en marcha: una por la salida a Bolsa, otra por las #TarjetasBlack y otra por la venta del famoso Banco de Miami, aunque se podrían haber aperturado bastantes más. Quedamos a la espera de que la Justicia actue.

  2. Brillante y clara exposición de lo acontecido, como siempre. Gracias Mario por iluminar con tus palabras lo que muchos quieren apagar.

    • Gracias por tu comentario, Manel. La adecuada depuracion de responsabilidades por lo ocurrido en Bankia supone un reto para la Justicia en España y una prueba de fuego sobre la necesaria independencia judicial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies