Las Bárbaras, crítica teatral

04 Nov 2019

Las Bárbaras, crítica teatralTres mujeres instaladas en la madurez, pasan un par de días, entre amigas, en un hotel llamado “Juventud”. Su amistad les ha mantenido unidas desde hace muchos años, tantos que, quizás en algún momento, da vértigo la mirada hacia atrás.

Las vidas de cada de una ellas no se entenderían sin esa constante vital que es su amistad, con momentos mejores y peores, pero ahí están, una para todas y todas para una, como si fueran una especie de “mosqueteras”, recreando los personajes creados por Alejandro Dumas en la ficción, para que aquí, muchas de las mujeres que acuden hasta la Sala Francisco Nieva del Teatro Valle-Inclán, de Madrid, se reconozcan en los perfiles femeninos descritos en el texto creado por Lucia Carballal, con producción del Centro Dramático Nacional y «LAZONA Teatro«.

“Yo pensaba que lo que me dolía era la ciática y resulta que es mi herida patriarcal”

Las Bárbaras, crítica teatralSusi (Ana Wagener) abandonó una incipiente, y prometedora, carrera musical, como pianista, para que su marido se dedicase, precisamente, a ello, mientras ella se centraba en la crianza de sus hijos, pero, mirando atrás, se confiesa complacida con su decisión y con aceptación respecto a ella, aunque sus amigas se lo cuestionen. Encuentra satisfacción en su vida, pero eso no le impide mantener la puerta abierta a una pequeña ‘aventura’ que pueda surgir en algún momento, quizás durante esos dos días en el Hotel Juventud, que tiene por delante, “carpe diem”.

Carmen (Mona Martinez) nunca se llegó a casar, ni siquiera a mantener una relación estable más allá de aventuras esporádicas, su vida la volcó en su actividad profesional como arquitecta, a través de un estudio de su propiedad, habiendo cosechado grandes éxito con ello, pero la crisis explotó la burbuja inmobiliaria y su proyecto vital languideció hasta extinguirse, sumiéndola en un momento de especial reflexión.

“Realizarse como mujer” es la misma expresión que yo decía a mi madre.

Encarna (Amparo Fernández) si de algo está orgullosa en su vida es de sus hijos y de sus nietos, a los cuales lee un cuento todas las noches a través de “Skype”, de hecho lo primero que hace según llegan al hotel las tres amigas, es ir a su habitación para cumplir con los niños de su hijo. Sí, es madre y abuela, sobre todo, pero ha trabajado toda su vida, en la ‘Administración’, con una larga vida laboral, lo cual se ocupa de recordar a sus amigas.Las Bárbaras, crítica teatral

Una vez instaladas, Encarna, rebelará a Susi y Carmen que están ahí, en ese hotel, por sugerencia de Bárbara, sobrina de Susi, con vínculos afectivos con las tres, y fallecida hace algunos meses, quien dejó por escrito una petición para que compartieran, y hablaran entre ellas, sobre las renuncias que, con la vista atrás, pudieran identificar en su vida, abriendo con ello una posibilidad de “enmienda a la totalidad” sobre sus propias elecciones y decisiones, a pesar de haber sido ellas, junto con su generación, participantes del mayor cambio social que la mujer ha experimentado en el mundo en toda su historia, no obstante lo cual son convertidas en objeto de crítica por las generaciones femeninas más jóvenes, al igual que ellas hicieron con sus madres. Hipérbole de la propia vida.

“Es este nuevo feminismo lo que me preocupa”

Lucia Carballal autora de otros reconocidos textos teatrales, como «Una vida americana» compone una trama que funciona de manera fluida, aún sin excesivas pretensiones, aliñada con pequeñas dosis de humor, pero que resulta entretenida y hace pensar. En una interesante aproximación al fenómeno del feminismo actual, a sus posibles excesos, a la lucha frente al patriarcado, a la realidad de la justa conquista de derechos vivida por la mujer en los últimos cincuenta años, sin comparación en toda la historia de la humanidad anteriormente y al intercambio de roles entre sexos, poniendo el foco en las renuncias vitales y profesionales que, a pesar de todo, las mujeres de la generación que lo han protagonizado han afrontado en sus vidas.Las Bárbaras, crítica teatral

Carol López dirige con acierto la puesta en escena del texto de Carballal, a partir de una escenografía fija diseñada por José Novoa, que recrea la cafetería del Hotel Juventud (barra de bar, un sofá, dos sillones, algunos puf’s, una celosía y botellas de licor estratégicamente distribuidas), en el cual hay una cantante, Tulsa, que trufa la trama con temas musicales fácilmente reconocibles para el público como ese que repite el estribillo, muy bien traído, de …¿a quién le importa lo que yo haga?, quien en momentos puntuales remarca con sus labios las palabras de Bárbara que recrean Susi, Encarna o Carmen. Buenas aportaciones de Pedro Yagüe en la iluminación, Antonio Belart en el vestuario y María Rodés en la elección musical.

“Cada día se tienen los hijos más tarde …lo vas dejando, lo vas dejando y de repente de te ves en los sesenta años”

Las Bárbaras, crítica teatralEsta historia recrea, esencialmente, la historia de tres amigas y sus intérpretes, las tres, rebosan química entre sí, y ahí radica una gran parte del resultado final, con una simpática y entrañable Amparo Fernández en el papel de Encarna, madre y abuela por encima de todo; una creíble Ana Wagener, de la cual mantenemos aún muy vivo el recuerdo de su excelente trabajo en «La voz humana«, aquí representando la complejidad de la dualidad de perfiles del personaje de Susi; y una muy definida Mona Martinez, de la que pudimos disfrutar hace no demasiado en el rol de “enfermera Ratched” en «Alguien voló sobre el nido del cuco» que destaca más en las fases en las que su personaje, de Carmen, es menos exigido de momentos emocionales. Contribuyendo las tres al buen tono interpretativo alcanzado en el espectáculo.

Interesante reflexión de Lucía Carballal por el papel de la mujer hoy, interpretado por tres mujeres, sobre el texto de una mujer, dirigida por otra mujer, pero con una visión más allá del género, y ahí radica gran parte de su acierto, se trata de personas, de seres humanos, con ojos, corazón y cerebro.

Fotografias de © marcosGpunto

Share

Comentarios

  1. Una propuesta interesante, en la que nos vimos representadas muchas de las mujeres que estábamos en la sala. Buen trabajo de las tres actrices que se meten en la piel de estas tres amigas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies