Iter Lebaniego Destinatio Mihi (3)

23 Oct 2017

Iter Lebaniego Destinatio Mihi (3)La búsqueda de un milagro me trajo hasta este camino, tras recorrerme los lugares más reputados de la racionalidad del mundo conocido, sin que sus certezas lo fueran para mi, hasta que hoy, en esta jornada otoñal, de la que el sol parece haberse hecho señor, puntual a su cita diaria, desde el amanecer, hasta el atardecer; manifiesto solemnemente que el milagro se ha producido.

Las caras de las gentes que me rodean sonríen, me saludan, y, por primera vez, soy consciente de los hitos de mi vida, de los buenos y de los no tanto, aceptándolos todos.

La búsqueda de un milagro me trajo hasta este camino.

Iter Lebaniego Destinatio Mihi (3)A partir de hoy me concentraré en disfrutar al máximo de cada uno de los días que tenga la oportunidad de ver amanecer. Lo importante no es que sean cien, mil o uno.

Volveré al sur, a mi tierra, y elegiré nueva casa, en un rincón allá dónde la paz me lleve, en cuya entrada haré pintar las palabras de Francisco de Asís, no por santo, sino por sabio: “…luchemos por alcanzar la serenidad de aceptar las cosas inevitables, el valor de cambiar las cosas que podamos y la sabiduría para poder distinguir unas de otras”.

Mi enfermedad no se curará, pero sí puedo elegir como vivir cada día del resto de mi vida.

Iter Lebaniego Destinatio Mihi (3)Comprendo que mi enfermedad no se curará por el efecto de haber estado cerca del Lignum Crucis, mi cuerpo enfermo es el que es, pero sí puedo elegir como vivir cada día y cada momento. Ya no huyo de nada y mi única meta es disfrutar de cada metro del camino, sin plantearme si será el último o no.

No podré extirpar la enfermedad, ni el dolor de mi cuerpo, pero este nuevo Tulio de Albayda, que sale hoy de este paraje de Liébana, culminando el cuarto de los caminos santos reconocidos por el Papa de Roma, junto con la sede vaticana, Jerusalén Iter Lebaniego Destinatio Mihi (3)y Santiago de Compostela, inicia hoy el primer día del resto de su vida.

Dolor tendré, enfermo seguiré; pero elegiré como vivirlo.

Cognosce. Suscipere ipsum. Superate”, (Agustín de Hipona, santo y filosofo), traducido del latín como “Conócete. Acéptate. Supérate”.

Fín.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies