Inconsolable, crítica teatral

12 Jul 2017

Inconsolable, crítica teatralEn éste último decenio he perdido tanto a mi padre, como a mi madre, y ambas experiencias, como bien saben todos los que han pasado por esta situación, suponen la prueba definitiva del paso del rubicón de la madurez, no se trata tanto de la edad que tengas tú, como de las sensaciones que generan esas pérdidas. Tengo un buen amigo, de mi edad, al cual aún le sobrevive su padre, aunque ya ha sobrepasado la centena de años, y hablando de estos temas, hace unas semanas, comentaba con él, que todo lo que sucede en el momento de la muerte de un padre, o una madre, está, y transcurre, en el mundo de las emociones.

Inconsolable, crítica teatralEn la expectativa anterior acudí a ver Inconsolable, dispuesto a paladear un mundo de emociones, quizás también trufado de racionalidad y filosofía sí, pero sobre todo atravesado de sentimientos, corporalidad y terrenalidad, que fuera capaz de llegar hasta mi epidermis, como espectador, y ahí llegó la decepción, porque el texto de Javier Gomá carece de emoción, tanto en su fondo, como en sus formas.

El monólogo que se nos presenta, por parte del hijo que ha perdido a su padre, discurre en forma de ensayo o conferencia, y de ello nos advierte el protagonista de forma inmediata a aparecer en escena, de hecho lo que dice es una reflexión que nos comparte sobre los cuarenta días siguientes a la perdida, pero ¿en que contexto se desarrolla esa ponencia?, ¿quienes somos quienes le escuchamos?…

¡Si algo tenemos …es tiempo!.

Inconsolable, crítica teatralEn los primeros cuarenta y cinco minutos, de los ochenta que dura el espectáculo, no se llega más que plantear la aproximación al duelo, acotando aspectos que se anuncian a esquivar, sin conseguirlo.

El teatro debe sorprender, y el espectador acude expectante ante el ripio que se oculta tras lo evidente de lo que se le presenta, pero en este Inconsolable ello no ocurre y, además, el ritmo es plano.

Los momentos en los que la sombra del padre se hace presente, en sentido verbal cuando aflora la herida del hijo, en “la visita del demonio del mediodía” coincidiendo con los 15 años del descendiente y los 50 del progenitor, condenando a éste a no volver a ser nunca más héroe para su vástago; y de forma metafórica a través de la acertada iluminación de Ion Aníbal, son los más conseguidos de todo el espectáculo, escasos, en todo caso, aunque señalando cual debería haber sido el camino para conectar con el público.

Los padres son el último animal mitológico.

Inconsolable, crítica teatralInconsolable es un bonito caramelo, muy cuidado en las formas y los envoltorios, pero con un contenido demasiado liviano, que para conseguir sus momentos de mayor fuerza dramática recurre a la sorpresa que se brinda desde su escenografía, responsabilidad del hábil Paco Azorín, que, literalmente, aboca al protagonista ante un abismo vertical en unos momentos de gran belleza estética, culminado por la sugerente apertura de un portón, a cuyo umbral el protagonista se acerca, sin atreverse a traspasarlo. Es decir, los efectismos intentan conseguir lo que el texto, en si mismo, no consigue.

Ernesto Caballero dirige con su habitual solvencia, pero como director del Centro Dramático Nacional habría que cuestionarle sobre la elección de la programación del texto y el costo de oportunidad de no abordar otros proyectos, consumiendo recursos en éste.

Todos somos hijos, llamados a ser huérfanos y a dejar huérfanos.

Inconsolable, crítica teatralFernando Cayo se esfuerza en su trabajo, pero no resulta creíble, porque los matices del personaje le limitan demasiado, no parece un hijo doliente, mucho menos inconsolable, ya quedó dicho que falta emoción, y abundan excesivas sonrisas, acercándose más su rol a un conferenciante o ponente que, eso sí, antes de abandonarnos intenta agradecernos nuestra asistencia con el bonito de regalo de la sugerencia de que nuestro paso por la vida debería servir ejemplo a quienes nos sobrevivan, pareciendo más el resumen de un texto de autoayuda, que la reflexión a la que una obra de teatro nos llevase, por nosotros mismos.

Texto pretencioso, artificial y nada original que lastra el espectáculo en si. Sobre esos mimbres hay mucho esfuerzo de Ernesto Caballero, Fernando Cayo, Paco Azorín, Ion Aníbal y un equipo técnico estupendo, pero que no consiguen evitarnos la decepción. A la salida del espectáculo felicité al actor protagonista a las puertas del teatro por su esfuerzo, pero en ese momento el inconsolable era yo.

Share

Comentarios

  1. Marta Sanz dice: julio 16, 2017 at 6:12 pm

    Respeto tu opinión aunque la verdad, vista la obra, me parece que no te has enterado de nada. Buscaré otras referencias teatrales para el futuro. Bss

    • Marta Sanz: gracias por su comentario y participación en http://www.traslamascara.com al hilo de la crítica teatral que he publicado sobre “Inconsolable”. Naturalmente respeto su opinión y lo que yo hago, en este caso, y en las casi cien críticas que tengo publicadas, es compartir la mía sobre lo que veo, percibo y siento en cada una de las propuestas teatrales a las que asisto, al margen de quien sea el autor, director, actores o cualquier otro componente de los elencos. Lo hago con total honestidad y así lo seguiré haciendo, por respeto a todos los integrantes de la profesión teatral, a los aficionados al teatro y a quienes me honran siguiendo mis comentarios y opiniones. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies