Feelgood

04 Sep 2014

Un presidente de gobierno pensando en la reelección, protestas en la calle, corrupción, una meritocracia que queda apartada por la ocupación de los cargos por parte de los amigos del poderoso …¿les suena?, el texto original de “Feelgood” está escrito por Alistair Beaton habiéndose estrenado en teatro en Reino Unido en 2001, pero la época reflejada y la ubicación geográfica nos podrían traer a la España de hoy, a los años 30’s posteriores a la gran depresión ó, incluso, a los años anteriores a la revolución francesa del siglo XVIII.

“Feelgood” trata del poder ó más claramente, de la imagen que del poder llega a los ciudadanos donde verdades y mentiras se van mezclando hasta conseguir una realidad irreal. El planteamiento de la obra es acertado cómo sátira política, pero pierde algo de fuerza por el excesivo enfoque en lograr “gags” buscando la carcajada; la historia paralela sobre el escándalo público que se intenta tapar es inverosímil en exceso.

Muy acertado es el personaje de “Edu”, protagonizado por Fran Perea, que viene a ser lo que en términos políticos actuales se denomina “fontanero”, arreglando las averías de las “cañerías” que circundan el poder, muy logrados los personajes de” Max”, Javi Coll, y “Simón”, Jorge Usón, así como Manuela Velasco en “Elisa”, aunque, si acaso, podríamos recomendar moderar los gritos en algunas fases de la obra.

El argumento transcurre al hilo de la preparación de un discurso el actual presidente de gobierno para clausurar un congreso del partido político que le apoya, las palabras y los giros van entrando y saliendo de dicho guion de discurso, hasta completar un acertado puzzle, con sorpresa, al final de la trama, muy bien construido, no diciendo nada, exactamente igual que lo que escuchamos cada día en nuestros tiempos actuales en este país.

La dirección de Alberto Castrillo-Ferrero es correcta. El movimiento en escena transcurre con dos cambios de escenario, utilizando los mismos elementos que son desplazados en escena por los mismos actores, que por cierto, en conjunto, son parte de la producción. Acertada es la música con James Brown, y su “I Feel Good”, recibiéndonos mientras nos acomodamos.

Personalmente me quedo con dos frases dichas durante la obra, ambas por el personaje de “Edu”, cuando se le recrimina por lo que hace, esgrimiendo: “…sí, pero nos votan”, ¿vale todo para retener el poder?, ¿la función del político es aportar valor a la sociedad de ciudadanos que dirige ó perpetuarse en el poder?; y el momento en que utiliza la frase “…sí, es su libertad, pero nuestra información”, cuando obtiene un reproche respecto a los métodos con los que obtiene información para utilizar en su interés.

Interesante obra “Feelgood” que vuelve a la cartelera madrileña, en el Teatro Infanta Isabel, después de estrenarse, hace año y medio, en “Matadero”. Temática muy actual que nos hace reír y reflexionar, cumpliendo la misión máxima de cualquier pieza teatral.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies