Escenas de la vida conyugal

01 Nov 2015

En 1973 filmó Igmar Bergman “Secretos de un matrimonio”, inicialmente creada en formato de miniserie televisiva en seis capítulos, para luego dar el salto a la gran pantalla, consiguiendo un gran éxito de crítica y público, que devino en una adaptación teatral, de su puño y letra, que ahora llega a la sala roja de “Los Teatro del Canal”, en Madrid, en versión de Fernando Masllorens y Federico González del Pino, dirigida por Norma Leandro, quien ya protagonizó esta obra en 1992.Escenas de la vida conyugal

Los aires argentinos de los protagonistas, y la directora, de esta función dulcifican la presentación de un argumento totalmente atemporal, que evitan la densa amargura que Bergman presenta en su cinta cinematográfica. La trama es la que es: asistimos al desmoronamiento de una pareja, en la que la rutina y las soledades de los dos protagonistas van lastrando su convivencia, pero en el drama que se presenta ante nuestros ojos, se maneja, acertadamente, un tono de comedia agridulce, con una fina ironía, que logra hacer brotar más de una sonrisa entre los espectadores, especialmente en los cuadros iniciales, a pesar de la cruda, y descarnada, realidad que se presenta ante nosotros.

El espectáculo se muestra a través de una sucesión de cuadros que los propios actores se ocupan de ir presentando al público por sus títulos (“El arte de esconder la basura debajo de la alfombra”, “La cama”, “Paula”, “El valle de lágrimas”, etc…) enmarcando la situación, entre escenas, con una suave música de jazz (saxo, viola, etc…) y la proyección de luz blanca sobre el narrador de cada momento, con el resto del espacio escénico en la oscuridad. Antes de comenzar la primera escena se nos presentan a los personajes, Juan y Mariana, cuarenta y tantos años él, treinta y tantos años ella, padres de dos hijas presentes siempre en la trama, pero que no llegan aparecer sobre las tablas, quien si comparece es la crisis de su convencional matrimonio…

escenas_vida_conyugalLa dirección de Norma Aleandro es de una gran sutileza, y si algo destaca en el montaje es la sencillez, tanto para lucir la trama, como a la hora de utilizar los mínimos elementos escénicos, todo puesto al servicio del protagonismo del texto y de los actores, que logran un resultado más que notable. Ricardo Darín hace un tremendo trabajo de precisión, siendo capaz de manejarse con brillantez en los diferentes estados de ánimo de su personaje y Érica Rivas, a quien disfrutamos en el papel de la novia en “Relatos Salvajes”, le da una réplica muy acertada, resultando ambos muy creíbles, tanto en sus respectivos papeles individuales, como en pareja, siendo evidente la química personal que hay entre ellos.

Notable alto para esta reposición de “Escenas de la vida conyugal” de Ingmar Bergman, que continuará exhibiéndose en los Teatros del Canal hasta el próximo 15 de noviembre, con todas las entadas ya vendidas, lo cual habla del buen acogimiento que el público madrileño ha tenido para con este espectáculo que, a pesar de las altas expectativas generadas, no defrauda. Recomendable.

Share

Comentarios

  1. Información Bitacoras.com

    Esta anotación ha sido propuesta por un usuario para ser votada en Bitacoras.com. Para que el proceso finalice, deberás registrar tu blog en el servicio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies