El PP necesita un exorcismo

18 Abr 2015

Muy acertada columna de opinión de Lucía Méndez, en ‘El Mundo’ (@elmundoes) hoy, ‘El PP necesita un exorcismo’: “…Rato era mentira, Pujol era mentira, la salud de Bankia era mentira, el ilustre abogado Cuatrecasas era mentira. Y mentira son esas 704 personas físicas amnistiadas de sus delitos fiscales por el gobierno. Exigimos saber como se llaman”.

Incluyo link de acceso directo: http://www.elmundo.es/opinion/2015/04/18/553160dd22601d73028b4573.html

_______________________________________________________________________________________________________________

El eurodiputado Pablo Iglesias le ha regalado al Rey ‘Juego de Tronos’ para que Felipe VI descubra “las claves sobre la crisis política de España”. Una ñoñez. Como si hiciera falta una serie para saber lo que nos pasa. Ninguna ficción con tronos de hierro, dragones o un muerto por minuto puede igualarse a la realidad de esa mano del agente de Aduanas posada sobre la cabeza de Rodrigo Rato para que el detenido no se golpeara físicamente, ya que moralmente es un ‘ecce homo’.

No hay palabras, ni imágenes, ni canciones de hielo y fuego, ni inviernos en agosto, ni metáforas que valgan para expresar lo que sienten decenas de militantes del PP y miles de españoles que confiaron ciegamente en un hombre que era mentira. El encargado de Hacienda defraudaba a Hacienda. Como si Martin Luther King fuera colaborador del Ku Klux Klan o Gandhi un ser violento en sus ratos libres. Pujol era mentira. Rato era mentira. Nuestra pretendida riqueza era mentira. La salud de Bankia era mentira. El ilustre abogado Cuatrecasas era mentira. Y mentira son esas otras 704 personas físicas amnistiadas de sus delitos fiscales por el Gobierno. Exigimos saber cómo se llaman. Se lo pedimos al ministro de Hacienda. No nos vamos a asustar. Empezamos a estar curados de espanto.

Una vez descubierta la mentira, ya no caben medias tintas. El PP necesita un exorcismo. Una o varias sesiones para expulsar sus mentiras y sus demonios familiares fuera del cuerpo. Así podrá sentirse en paz consigo mismo. La brutalidad de la caída de su coloso no se puede despachar con la ley tributaria. Este Gobierno responde a todo leyendo friamente el BOE. No, hombre, no. Hay que poner un poco de sentimiento. Hablar sinceramente con los demás facilita el duelo. A los dirigentes del PP les iría bien confesar que tienen un nudo en la cabeza del estómago.

Empezando por el presidente. Rato es una parte de la que Rajoy no puede desprenderse aunque quisiera. Es una insensatez pensar que el líder del PP ha lanzado una operación para liquidar a quien hizo el camino de la vida a su lado. Por eso hay que animarle a que expulse los demonios de su mente y reconozca de viva voz que, como todos, está en estado de shock. Y de paso, que nos aclare desde cuándo sabía que Rato era mentira.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies