Echar al PP, ¿y después qué?

10 Jun 2015

Traigo a mi blog el artículo de José Antonio Zarzalejos (@jazarzalejos) publicado en @elconfidencial sobre la “geometria asimétrica” que se está imponiendo en la política de pactos poselectorales tras el #24M.

Incluyo link de acceso directo: http://blogs.elconfidencial.com/espana/notebook/2015-06-09/echar-al-pp-y-despues-que_875048/

_____________________________________________________________________________________

Según la encuesta de El País del pasado domingo, un 72% de los consultados “apoya pactos distintos en función del lugar”. O sea, la ciudadanía parece desear lo que se denomina “geometría variable”. Podría afirmarse que no quiere bloques compactos ni pactos generales. Quiere que los partidos discriminen la situación de cada ayuntamiento, de cada autonomía. Lo que contrasta, en principio, con lo que estamos observando cuando quedan poco más de cuatro días para la constitución de los Ayuntamientos y la elección de alcaldes. Sólo hay pactos cerrados en una decena de capitales españolas; en las otras, el panorama está aún muy abierto.

Hasta el momento, sin embargo, las distintas izquierdas –Podemos, PSOE y las regionales– dicen estar unidas en un solo objetivo: echar al PP de donde esté si el conjunto de sus fuerzas en cada institución alcanza la aritmética suficiente. La afirmación, peligrosa y sectaria, de Pedro Sánchez proclamando que el PSOE no pactará ni con el PP ni con Bildu es desafortunada porque establece una equidistancia del socialismo con dos fuerzas políticas cuyo parecido es nulo. Bien podría ser insultante para el PP y sus electores.

Echar al PP es una argamasa demasiado coyuntural para fundamentar una política de pactos. Es una coartada tramposa para dar la sensación de que la izquierda tiene intereses comunes. En realidad desalojar a los populares –un objetivo que por generalizador sugiere una inquina dudosamente democrática– constituye un comportamiento reactivo, pero ofrece poca perspectiva de lo que luego van a hacer las fuerzas coaligadas para darles boleto a los conservadores.

Un programa municipal o autonómico no se basa sólo en una hostilidad, en una animadversión o en una generalización excluyente, sino, sobre todo, en propuestas de largo recorrido. En algunos lugares, el PP ha ejercido el poder de manera prepotente y con comportamientos corruptos muy generalizados y lo ha hecho por mucho tiempo, pero en otros los populares pueden presentar expedientes limpios y meritorios.

Si se consolida en lo que queda de semana que echar al PP es el fundamento de los acuerdos entre Podemos y el PSOE, el Gobierno y su partido estarían acertando con su estrategia de comunicación según la cual la izquierda forma una especie de frente indiscriminado contra la derecha democrática española y alerta del sectarismo que esa actitud conlleva. El desalojo del PP como pegamento de voluntades políticas en este cuarto de hora implica dos consecuencias muy evidentes.

La primera es que la embestida de la izquierda recompone las huestes de Rajoy –las encuestas también lo detectan–, muchas de las cuales migraron a Ciudadanos (en el sondeo de El País pierde seis puntos) y otras se refugiaron en la abstención. Un llamamiento a barrer al PP de las instituciones es la mejor movilización para sus bases, tanto actuales como muchas de las anteriores que han cambiado su voto para advertir a la derecha que debe cambiar, rectificar y corregir su rumbo. Este electorado va a estar atento de aquí a noviembre acerca del comportamiento de la izquierda y se activará mucho si observa que se arrincona al PP más allá de esa “geometría variable” que sugieren las encuestas como opción preferida de los ciudadanos.EcharPP

Un programa municipal o autonómico no se basa sólo en una hostilidad, en una animadversión o en una generalización excluyente, sino, sobre todo, en propuestas de largo recorrido. En algunos lugares, el PP ha ejercido el poder de manera prepotente y con comportamientos corruptos muy generalizados y lo ha hecho por mucho tiempo, pero en otros los populares pueden presentar expedientes limpios y meritorios.

Si se consolida en lo que queda de semana que echar al PP es el fundamento de los acuerdos entre Podemos y el PSOE, el Gobierno y su partido estarían acertando con su estrategia de comunicación según la cual la izquierda forma una especie de frente indiscriminado contra la derecha democrática española y alerta del sectarismo que esa actitud conlleva. El desalojo del PP como pegamento de voluntades políticas en este cuarto de hora implica dos consecuencias muy evidentes.

La primera es que la embestida de la izquierda recompone las huestes de Rajoy –las encuestas también lo detectan–, muchas de las cuales migraron a Ciudadanos (en el sondeo de El País pierde seis puntos) y otras se refugiaron en la abstención. Un llamamiento a barrer al PP de las instituciones es la mejor movilización para sus bases, tanto actuales como muchas de las anteriores que han cambiado su voto para advertir a la derecha que debe cambiar, rectificar y corregir su rumbo. Este electorado va a estar atento de aquí a noviembre acerca del comportamiento de la izquierda y se activará mucho si observa que se arrincona al PP más allá de esa “geometría variable” que sugieren las encuestas como opción preferida de los ciudadanos.

Share

Comentarios

  1. Miguel Ángel dice: Junio 11, 2015 at 2:16 pm

    Y después del PP que, es sencillo, MAS DEMOCRACIA sin duda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies