Coronavirus: el pánico como pandemia

17 Mar 2020

 

Coronavirus: el pánico como pandemia

A mitad de febrero de 2020 el ‘Coronavirus’ solo era la referencia informativa con que abrían los programas de noticias, sucediéndose las imágenes de calles vacías en Pekín o Sanghai, con las de decenas de chinos, con mascarillas sobre sus caras, moviéndose por los hospitales construidos de urgencia en apenas unos días, mientras desde nuestra cotidianidad nos sentíamos cómodos, viendo de lejos aquellos reportajes.

El uno de enero de éste nuevo año, las autoridades ya habían tomado la decisión de cerrar el mercado mayorista de mariscos de Huanan, al sospechar que los animales vivos que se vendían allí podrían ser el origen de unos casos de una extraña neumonía, localizados en la ciudad de Wuhan; para una semana después confirmar la identificación del virus “2019-nCov” (Covid-19).

«Hay que enfocar los datos de forma relativa. Hay 90.000 casos en el mundo, no en mi pueblo” (Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad)

Tailandia y Japón fueron los primeros países, más allá de China, en los que se produjeron casos del nuevo CoronCoronavirus: el panico como pandemiaavirus; y en Europa el primer muerto afectado por ello fue en París el quince de febrero, alcanzando a Estados Unidos el cuatro de marzo. Poco a poco los focos se fueron alejando de China y se esparcieron por todo el mundo, afectando, por supuesto, a España, cuya primera víctima mortal se produjo en Valencia.

Un mes después y en el mismo día, ha coincidido el comunicado de prensa de las autoridades chinas en las que aseguran que en su país ya se ha superado el pico de la epidemia del ‘Coronavirus’, con apenas 15 nuevos casos de infectados en su inmenso territorio; mientras la información proporcionada a nivel español elevaba los nuevos diagnósticos positivos realizados en las últimas veinticuatro horas a 852 (datos de ‘redacción médica’). 

A fecha de hoy hay 143.932 personas infectadas con ‘Coronavirus’ en todo el mundo, cuando las víctimas por gripe normal, anualmente, se elevan a 650.000.

Si se obtiene la ratio entre las víctimas mortales producidas en China, Italia y España, sobre la población de sus países, los datos revelan que si bien el país asiático puede haber alcanzado ya su máximo momento de crisis con un dato del 0,0058392%, tanto Italia (0,001367%), como España (0,000184%) aún están en una fase de crecimiento en los efectos de la crisis.

Coronavirus: el panico como pandemiaCrisis sanitaria, por supuesto, pero no solo eso, ya que alrededor de todo lo que está ocurriendo y las medidas tomadas: cierre de algunas fronteras, restricción en los viajes y los desplazamientos entre países, desalojo de trabajadores desde la sede de sus empresas a su hogar para “teletrabajar” desde su casa, suspensión de los eventos de la vida social (culturales, deportivos, etc…), está habiendo un impacto mucho más allá, con pérdidas multimillonarias en los mercados bursátiles; una nueva crisis de “deuda pública” acompañada de una graCoronavirus: el panico como pandemian incertidumbre y …una alta falta de confianza en el futuro, empezando por el concreto día de mañana en nuestro calendario; con niños, jóvenes y adolescentes que no van a sus colegios, institutos y universidades; empresarios solicitando ayudas al mismo tiempo que piden facilidades para nuevos ERE’s o ERTE’s con los que aligerar sus cargas por nóminas y supermercados vacíos, con sus estanterías huérfanas de productos ante la necesidad de acaparamiento de una sociedad alentada por la voracidad en almacenar y, para quien sabe si, volver hacer negocio ante tiempos de escasez que se pudieran producir.

«La incidencia de la gripe común llega a ser de 500 afectados por cada 100.000 habitantes. Ahora de coronavirus tenemos una media de medio caso por cada 100.000” (Fernando Simón)

La psicosis que se vive en un día como hoy en el que en cualquier grupo de WhatsApp al que podamos pertenecer, se suceden mil y una historias sobre lo que está sucediendo, la mayoría de ellos bulos sin el menor contraste, está alimentada por un exceso de desinformación, que merece que discriminemos. Desconcierto político es evidente que hay, pero al margen de ello hay que aplacar la histeria colectiva y eCoronavirus: el panico como pandemial alto alarmismo, en cuyo origen tiene mucho que ver el hecho de que lo que antes eran programas informativos, de radio o televisión, estén ahora convertidos en espectáculos por si mismos, cuyo único objetivo es conseguir audiencia, y para ello se utiliza el dolor, y las tragedias, a modo de carnaza, como medio para atraer oyentes o espectadores.

Lo mejor que podemos hacer en este momento es aplicar las medidas indicadas desde las autoridades sanitarias, y no perder la perspectiva sobre lo que está ocurriendo, siendo conscientes de que la gripe común, en años normales, genera unos 6.300 fallecidos en España, otros 8.000 en Italia y hasta 80.000 en Estados Unidos; registros muy superiores al efecto del ‘Coronavirus’.

Entre el 60% y 70% de los alemanes se infectará con el coronavirus(Ángela Merkel)

Prevención sí, consciencia también, pero pánico no, porque detrás de quien genera pánico siempre puede haber unos intereses determinados. Mucho se ha especulado con que el origen de este Covid-19 pudiera estar en un laboratorio auspiciado por unos ciertos intereses comerciales, y el terreno abonado para ese virus es el del pánico, el miedo y el terror, porque las decisiones tomadas en él siempre serán precipitadas.

Coronavirus: el panico como pandemiaLo mejor de los políticos, con frecuencia, se puede observar en ellos cuando tienen tomada, por anticipado, la decisión de poner punto final a su responsabilidades y carrera, porque ahí se vuelven sensatos y no condicionados por el efecto que sus palabras tendrán en cualesquiera medio de comunicación, y un buen ejemplo de ello lo tenemos en las palabras de Angela Merkel, al afirmar que: “Entre el 60% y 70% de los alemanes se infectará con el ‘Coronavirus”, algo que si bien resulta contundente “per se”, todavía es más ilustrativo viendo su rostro al expresarlo y oyendo el tono de su voz al decirlo, sin ninguna exageración y con total moderación, pero no es que la canciller alemana sea profeta, es que si hoy, la población española, completa, nos sometiéramos a los test del “Covid-19”, esos mismos porcentajes ya se darían. Apliquémonos el ejemplo, Prevención sí, consciencia también, pero pánico no; porque el pánico es la verdadera pandemia.

Artículo publicado en @elespanolcom el 19/03/2020: https://www.elespanol.com/blog_del_suscriptor/opinion/20200319/coronavirus-panico-pandemia/476022395_7.html

Share

Comentarios

  1. Pedro Cano dice: marzo 17, 2020 at 1:23 pm

    Atinados tus comentarios, Mario. Tan grave como el alto nivel de dispersión o contagio del virus es la PSICOSIS de gran parte de los españoles y el desprecio a las recomendaciones oficiales de un ínfimo sector de la población.
    Por cierto, dramática la actuación del President. Lamentable sujeto.

    • Muchas gracias, Pedro, por tu nuevo comentario y participación, en http://www.traslamascara.com; ésta vez en relación al artículo de opinión que hemos publicado «Coronavirus: el pánico como pandemia». Efectivamente, coincido contigo en que lo peor del «Covid-19» no son sus secuelas médicas ó físicas, sino la psicosis colectiva que ha imbuido a todos nuestra sociedad occidental, más allá de las fronteras de España y Europa. Un fuerte abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies