Carta abierta a José Ignacio Goirigolzarri

09 Jul 2018

Sr. Presidente de Bankia:

Utilizo el tratamiento de usted al tratarse de una carta abierta que tiene que ver con sus responsabilidades al frente del, hoy, banco con mayoría pública en su capital, a pesar que en las ocasiones que hemos hablado anteriormente, el tratamiento dispensado fue de tuteo, lo cual agradecí.Carta abierta a José Ignacio Goirigolzarri

Trabajé durante cuarenta años entre Caja Madrid y Bankia, para mucho antes de lo que yo hubiera querido, e imaginado siempre, tomar la que entendí que era la mejor decisión, aceptando la salida voluntaria que se nos propuso, a personas que hubieran superado una determinada edad y condiciones. Entre dos escenarios de incertidumbre, opté por el que más certezas tenía tras de sí, dando por ganadora a la racionalidad en su combate con los sentimientos y el corazón.

En una conversación privada en el año 2013 pude plantearle las tres preguntas que me surgieron en el mismo momento de la nacionalización de Bankia, a las cuales usted me respondió, aunque sin convencerme con los argumentos empleados. Situación en la que hoy me mantengo.

El importe de las ayudas públicas en Bankia no se recuperará.

Carta abierta a José Ignacio GoirigolzarriLo que entonces no pasaba de una duda razonable, sobre la devolución del rescate público a cargo del contribuyente español, es hoy una certeza. El importe de las ayudas publicas inyectadas en Bankia no se recuperará, a pesar de lo afirmado en su momento, de forma explícita y sonora, tanto por el entonces presidente de Gobierno, empeñando su palabra, como por su ministro de Economía.

Los conflictos con clientes por las pérdidas generadas por la vía de la emisión de participaciones preferentes o en la OPS de Bankia, han sido canalizados adecuadamente a través de sistemas que han terminado por compensar a los perjudicados por las malas praxis que se pudieron incurrir en esos casos y, al margen de las ayudas públicas no recuperadas, el único colectivo sacrificado con la crisis de Bankia, incubada bajo las presidencias de sus antecesores, Miguel Blesa y Rodrigo Carta abierta a José Ignacio GoirigolzarriRato, son los trabajadores que han perdido sus puestos de trabajo, más de cinco mil, situación especialmente injusta en los casos de los 539 empleados a los que se despidió de manera forzosa, destrozando su futuro y condenándoles a la desesperación que, a algunos de ellos, les llevó incluso a acabar con sus vidas. Todo ello mientras se rechazaron salidas voluntarias a más de 1.200 personas.

En su comparecencia en el Parlamento, el pasado diecinueve de junio, usted alegó que cualquier despedido forzoso en Bankia había rechazado ciertos destinos con movilidad geográfica, siendo ello inexacto y de eso hay quinientos treinta nueve testigos dolorosos que son cada uno de aquellos despedidos forzosos.

“No podemos confiar en el sector financiero, si no lo regulamos, engañarán y se aprovecharán de la gente.” (Joseph Stiglitz,  Premio Nobel de Economía)

En las ultimas semanas usted ha afirmado, en diferentes ocasiones, sentirse orgulloso de haber recuperado el afán de permanencia de la marca Bankia, relatando que “…hace años a los empleados de nuestras oficinas … les daba vergüenza decir que trabajaban en Bankia e incluso cuando cogían un taxi pedían que les dejara al lado para no decir dónde iban. Ahora todo eso ha cambiado…”, permítame decirle, Sr. Goirigolzarri, que por mucho que haya evolucionado esa percepción, no se habrán alcanzado los baremos al respecto que se daban en Caja Madrid, una entidad que durante trescientos años fue capaz de ganarse la confianza de sus clientes, con la mejor de la estrategias: gracias al boca a boca, la honradez y la vocación por el servicio al cliente; cuyas oficinas siempre se reconocían por la ingente cantidad de público que quería acceder a ellas, porque ya se sabe que solo se asumen largas esperas si lo que se obtiene merece la pena.Carta abierta a José Ignacio Goirigolzarri

Aquella era una entidad que, no hace demasiados años, fue la preferida de los españoles para trabajar en ella, hasta que se optó por derrochar su prestigio, priorizando el negocio inmediato, los objetivos a corto plazo y anteponiendo intereses bastardos, con el significativo dato de que quienes dirigían la política de banca comercial entonces, siguen en sus puestos en la Bankia de hoy, presidida por usted.

El gran activo inmaterial que suponía la confianza de los clientes en Caja Madrid, se dilapidó en forma de participaciones preferentes, deuda subordinada, acciones de la OPS Bankia y un descontrol crediticio total que fue parte causal del origen de la burbuja inmobiliaria, a consecuencia de la cual luego se vendieron activos a bajo coste, que de haberse mantenido en su balance ahora se podrían recoger pingües beneficios, en lugar de hacerlo los inversores (ventajistas) que aprovecharon las “vacas flacas” de la crisis.

Bankia debe esforzarse, más que otras entidades, en la ejemplaridad, las buenas prácticas y una meritocracia real.

En nuestra última entrevista personal, le ofrecí una información sobre unas malas praxis observadas por mi entonces, usted aceptó hacerse cargo de ella, si bien los responsables de las mismas han continuado en su desempeño, en cuya decisión tiene usted absoluta legitimidad, pero considero que esa entidad, más que otras, dado su historial en los últimos años y el “tsumani” social que supuso su crisis que acabó con el rescate por parte de toda la sociedad española, debe esforzarse en la ejemplaridad, las buenas practicas y una meritocracia real.Carta abierta a José Ignacio Goirigolzarri

Bankia sigue siendo hoy objetivo de la presión de los bajistas en la cotización de sus títulos, y no es previsible que deje de serlo en el próximo tiempo. Le afecta la alta participación del Estado español en ella y la existencia de un plazo para su privatización en 2019, cuya prórroga a 2020 no calmará a los mercados, pero también arrastra sombras en su forma de hacer, y en la política laboral con la que se acometieron aquellos despidos forzosos, igual que el mantenimiento en la estructura directiva, liderada por usted, de personas con una significada participación en la forma de acometer unos hechos que acabaron con una entidad financiera que fue la más solvente entre las españolas a nivel europeo, antes de ser dilapidada en sus recursos y en su prestigio.

La verdadera cuestión pendiente en Bankia, Sr. Goirigolzarri, es recuperar su alma.

Atentamente.

“Carta abierta a José Ignacio Goirigolzarri” publicada en @elespanolcom el 10/07/2018: https://www.elespanol.com/blog_del_suscriptor/opinion/20180706/carta-abierta-jose-ignacio-goirigolzarri/320537946_7.html

Share

Comentarios

  1. Pedro Cano dice: julio 9, 2018 at 7:00 pm

    Una vez más, tus comentarios son absolutamente atinados. Mantenerme en silencio ante el comentario del Sr. Presidente “… les daba vergüenza decir que trabajaban en Bankia….” me resultaría tan político como hipócrita.
    Como sabes, yo empecé a trabajar en CajaMadrid en 1970, permaneciendo en ella durante más de cuatro décadas y, hasta los últimos tiempos, la realidad era exactamente la contraria a la indicada por el Sr. Goirigolzarri (parece que mentir hoy es tendencia). El orgullo de pertenencia no era un tópico, era la pura realidad de una Entidad que crecía en igual dimensión que la confianza de nuestros clientes en la misma gracias a la profesionalidad de directivos y empleados, así como al entusiasmo de éstos.
    En múltiples estudios de los 90 de “Actualidad Económica”, a la que estuve suscrito durante muchos años, los jóvenes recién licenciados manifestaban mayoritariaamente su interés por trabajar en la Caja en primer lugar frente a otras excelentes empresas de diferentes actividades.
    Aunque sea Vd. de Bilbao, Sr. Presidente: no embarre el campo que esto no es San Mamés.
    Atentamente.

  2. Es vergonzoso, que en esa Entidad, sigan cobrando lo mismo, tanto empleados como directivos, con dinero de todos los españoles, plasmado en ayudas públicas que todos sabemos que no se van a devolver,y que nadie hace absolutamente nada para demostrar que el pueblo no es tonto

  3. A propósito del artículo en cuestión, escribí esto en mi Twittter: “”el orgullo de pertenencia” en @Bankia según Goirigolzarri http://www.eleconomista.es/empresas-finanzas/noticias/9222864/06/18/Goirigolzarri-apuesta-otra-vez-por-la-promocion-inmobiliaria-Iniciamos-una-etapa-de-crecimiento-tras-la-reestructuracion.html … El “orgullo de pertenencia” en Caja Madrid era altísimo, porque no éramos un Banco sino una Entidad con propósito social. Cargue sobre el debe de la gestión, pero no mienta sobre los trabajadores.” No me cabía más. Pero echo de menos, desde el primer día, una acción coordinada e inteligente de los ex-Caja para evitar el ninguneo de nuestra historia. Que, en mi caso, sube casi 8 años más que en el de mi amigo Pedro Cano. No hemos sabido hacerlo. O no hemos valido. O quizás es que la mayoría de la gente ha pasado del tema. Triste.

    • Gracias, Miguel, por tu participación y comentario en http://www.traslamascara.com al hilo de la “Carta abierta a José Ignacio Goirigolzarri” que he escrito y publicado. Comparto tu sensación respecto a esa acción que dices echar de menos y, en la medida de mis fuerzas y capacidad, he intentado aportar mi pequeño grano de arena. Saludos.

  4. Sergio Casamayor dice: julio 10, 2018 at 5:46 pm

    Algunos no podemos hablar de Goirigolzarri en términos tan educados y correctos. Por mis compañeros de Bankia de antes (los más de 500 a los que se hacía referencia en el artículo y despedidos en condiciones miserables), y por los nuevos “fichajes” de ahora al absorber al ruinoso BMN con objeto de salvarlo, cuando lo que han salvado en realidad son los traseros de Carlos Egea Krauel (imputado judicialmente por administración desleal), su mamporrero Joaquín Cánovas Páez (la voz de su amo) y a una parte importante del organigrama del extinto BMN. Extinto precisamente por su nefasta gestión y cuyos máximos gestores son nombrados, curiosamente, Consejero Ejecutivo y Director General respectivamente, mientras el ERE ha sido duro para con los empleados, los únicos que se habían dejado la piel para salvar sus puestos de trabajo y su banco. Ni lo uno ni lo otro.
    Se ha rescatado abierta y descaradamente a Egea y sus cómplices.
    Eso dice TODO del talante de Goirigolzarri y de su ecuanimidad. Bien estaría que en un inusitado alarde de decencia, DIMITIESE de inmediato y se dedicase a otra actividad después de constatar que JAMÁS se recuperarán las ayudas a ese fondo perdido y negro que era y es Bankia, ahora engrosado su tejido cancerígeno con BMN y sus capataces.

    Cada minuto de más que permanezca en su sillón será un minuto más para su deshonra. O simplemente es una huida hacia adelante porque Bankia no tiene solución, ni aunque aplacen diez años su venta, ya aplazada artificiosamente.

    Mientras tanto un FROB absolutamente pasivo, que debería defender el dinero de los españoles, metiendo la cabeza bajo tierra y como si el temporal no fuese con él.

    Demencial.

  5. Estoy de acuerdo con el artículo y con los comentarios, excepto el párrafo de “Los conflictos con clientes por las pérdidas generadas por la vía de la emisión de participaciones preferentes o en la OPS de Bankia, han sido canalizados adecuadamente a través de sistemas que han terminado por compensar a los perjudicados por las malas praxis que se pudieron incurrir en esos casos”.
    Los sistemas. mayoritariamente, han consistido en tener que demandar judicialmente y esperar varios años, con los muy graves perjuicios para algunos clientes (algunos han fallecido en el proceso) como la carga económica que ha supuesto para Bankia al pagar costas e intereses en la mayoría de los casos ¿por que no dicen cuantos millones han tenido que pagar por este concepto?.
    Por otra parte alguien debe explicar como el Sr. Goirigolzarri saca pecho por su gestión, cuando no es capaz de devolver las ayudas recibidas a pesar de haber vendido “las joyas de la corona”: Torre Bankia, Banco de Miami, todas las acciones a precio de risa (cuando la bolsa estaba más baja), carteras de préstamos morosos con garantía hipotecaria a un 25% de su valor (como ya estaban dotadas…) inmuebles, oficinas, locales, activos adjudicados… Además la entidad es más pequeña que cuando la cogió, ha prescindido, por varios cauces, de más de 6000 empleado y 2000 oficinas… Para mi, no es un salvador, es un enterrador de una entidad que no tiene ningún futuro y cuyos empleados están tan quemados que la atención a los clientes es lamentable.

    • APP, muchas gracias por sus comentarios y participación en http://www.traslamascara.com al hilo de la “Carta abierta a José Ignacio Goirigolzarri” que he escrito y publicado. Tiene usted razón en cuanto a lo farragoso de los sistemas implantados para recuperar el capital invertido a los afectados por participaciones preferentes o en la OPS Bankia, así como en su demanda sobre la información sobre los importes reintegrados. En cuanto a lo que consigna en su último párrafo son datos objetivos y no cuestionables. Saludos.

  6. Vicente Chennai dice: septiembre 15, 2018 at 9:07 pm

    Gracias Mario por tu gran trabajo en el blog. Los ciudadanos deben conocer la verdad de lo sucedido en el lamentable #bankiaIncumpleEre y desenmascarar a los actores (en plural) de este engaño. No nos olvidemos del papelón que han representado los sindicatos, primero en la firma de un acuerdo que dejó las manos libres a Bankia para despedir a quien quiso, y después, en consecuencia, alineándose de manera vergonzosa con la empresa en todo el tortuoso proceso judicial que han sufrido los trabajadores que tuvieron el coraje de demandar. Gracias también a todos los participantes en el blog por sus atinados comentarios.

    • Gracias, Vicente, por tu comentario y participación en http://wwww.traslamascara.como al hilo del artículo “Carta abierta a José Ignacio Goirigolzarri” y por el seguimiento general que haces a lo que publico en él. Efectivamente todo lo ocurrido alrededor de Bankia ha sido muy poco ejemplarizante y especialmente doloroso con los 539 despedidos forzosos que se realizaron alrededor de su ERE, cuando había una cantidad de voluntarios suficiente como haber para haber ajustado la plantilla sin generar ese dolor innecesario. Para quien quiera documentarse sobre todo ello basta con que repase en este blog en la sección titulada “Bankia”, empezando por el artículo titulado “La usucapión de Bankia”. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies