Arrimando la sentencia a su sardina

25 Oct 2019

El 12 de febrero de este año, 2019, comenzó, en el Tribunal Supremo, el llamado juicio del «Procés», en relación a todos los hechos sucedidos alrededor del 1-O de 2017 en Cataluña.

Arrimando la sentencia a su sardinaDe entonces para acá e incluso desde que, a final de octubre de 2017, se iniciarán las actuaciones, por parte de la Fiscalía, contra Carles Puigdemont y sus trece consejeros, ampliada posteriormente a Carme Forcadell, como presidenta del Parlament y a cinco miembros de la Mesa que tramitaron la declaración de independencia, todo fueron cábalas, inicialmente sobre si la valoración de lo sucedido se ajustaría a rebelión o sedición, con las importantes variantes asociadas a ello, en cuanto a sus posibles condenas.

Posteriormente, el centro de la disputa social, y política, se situó en la magnitud de las posibles penas, así como sobre el establecimiento penitenciario donde debían mantenerse los reclusos e, incluso, en la posibilidad de un indulto, mucho tiempo antes de que se pronunciase el Tribunal.

Quim Torra, primera autoridad del Estado en Cataluña, como presidente de la Generalitat, calificó la sentencia del «Procés», resuelta por el Tribunal Supremo, como “insulto a la democracia” y “herencia de la dictadura”.

Arrimando la sentencia a su sardinaDoscientos cuarenta y cuatro días después de iniciarse el juicio, el 14 de octubre de 2019, fue publicada la sentencia, argumentada, desarrollada y explicada a través de cuatrocientas noventa y tres páginas, gran parte de las cuales, con seguridad, no habrán sido leídas por la inmensa mayoría de la gente que sí opina sobre ellas, la cual ha producido una gran oleada de protestas en Cataluña, teñida del vandalismo de unos pocos que, por acción u omisión, ha afectado a una gran masa social, produciendo imágenes ya difundidas por todo el mundo.

El origen primigenio de las protestas parecía deberse al desacuerdo con las condenas reseñadas en la sentencia, que aún liberada del delito de rebelión, suponía privación de libertad en periodos de entre nueve y trece años de prisión, para los Jordi’s (Sánchez y Cuixart), Rull, Forn, Forcadell, Bassa, Romeva, Turull y Junqueras, con solo multa e inhabilitación para Vila, Mundó y Borrás. Pero en esas protestas no se explicaba, ni a través de ningún portavoz, ni de ninguna de las organizaciones que las alentaban, que tipo de condena sí entendían procedente en base a los delitos probados, aún considerando solo los menos relevantes, quizás como el de malversación, acreditado documentalmente. ¿Cuál seria la condena adecuada en ese caso?, ¿un año?, ¿tres meses?, ¿quince días?…¿acaso, diez minutos?.Arrimando la sentencia a su sardina

¿Cuál hubiera sido una condena admitida por quienes protestan por ella, en base al menor de los delitos probados? …¿un año?, ¿tres meses?, ¿quince días? …¿acaso, diez minutos?.

Arrimando la sentencia a su sardinaLa dualidad del presidente de la ‘Generalitat’ actual, el Sr. Torra, en cuanto a mando superior de los “Mossos d’Esquadra” encargados de garantizar el orden público en Cataluña, mientras se constituía en instigador y participante de las protestas, roza lo esquizofrénico y no es baladí ante el efecto disgregador que la propia sentencia del ‘Procés’ ha supuesto dentro del espectro independentista, alejando a ERC del PDeCAT y de todos los restos de lo que un día fue CDC, igual que a éstos de aquella, además de distanciar a la CUP de ambos.

Pero las consecuencias de la sentencia también han hecho mella en los partidos constitucionalistas y en el resto de las formaciones con presencia en el Congreso de los Diputados y más allá, puesto que cada uno de ellos ha hecho una interpretación parcial y con visión exclusivamente electoralista de cara al 10-N, perdiendo, absolutamente, de vista el interés general.

El refranero español recoge una frase muy conocida y de amplio uso popular, que dice “arrimar el ascua a su sardina” cuyo significado tiene que ver con obtener beneficios propios de lo que normalmente debería ser beneficio común, similar a otros dos giros lingüísticos también empleados al respecto, como “barrer para casa” y “mirar por uno mismo”, pareciendo que lo único que está en el foco de los diferentes partidos cuando hablan u opinan en relación a esta importante sentencia, son sus propios objetivos (electoralistas) a corto, perdiendo de vista lo esencial, el fondo de la misma y el respeto que se debe a la institución de la Justicia.

Lo único que parece estar en el foco de los diferentes partidos políticos, cuando hablan de la sentencia del “Procés”, son sus propios objetivos (electoralistas) a corto plazo.

Y en ese ámbito no hay diferencias, de un extremo a otro del arco político todos utilizan la sentencia como parte de su arsenal electoral, ofreciendo un espectáculo nada edificante, que más que animar el voto a cualquiera de sus opciones, únicamente alienta la abstención sobre unas formaciones cuyos líderes demuestran estar únicamente preocupados por su propio estatus profesional y que cargo ‘pillar’, más que en atender las necesidades de la sociedad a la que dicen querer servir.Arrimando la sentencia a su sardina

Desde el partido en el Gobierno (PSOE) se anuncia el cumplimiento integro de las penas, cuando saben que la aplicación del tercer grado penitenciario, facilitará la puesta en libertad de todos los políticos presos en un periodo,  máximo, de doce meses, entre enero de 2020 y 2021.

El nacionalismo, incluyendo a las formaciones vascas, no asume ninguna condena, sin aceptar no ya la sentencia o el juicio, sino la posibilidad misma de ser juzgados a pesar de haberse cometido delitos probados.

El acatamiento (de la sentencia del ‘Procés’) significa su integro cumplimiento” (Pedro Sánchez)

Desde las formaciones a la izquierda del partido en el Gobierno, ‘Podemos’ y ‘Más País’, se solicita el indulto, sin entender que algún marco normativo y legal, hay que respetar y que no se puede tener una Ley “ad hoc” para según que temas y sensibilidades, demostraArrimando la sentencia a su sardinando en el caso de la formación liderada por Pablo Iglesias, lo inestable que hubiera sido un Gobierno de coalición, con el PSOE, ante situaciones como la ahora acaecida, agendada hace mucho tiempo.

Mientras PP, Ciudadanos y Vox, en diferentes grados, solicitan la aplicación del artículo 155 de la Constitución, la intervención de la Autonomía de Cataluña y la aplicación de Ley de Seguridad Nacional, sin ningún matiz.

¿Lo dicen convencidos de que son las mejores medidas para Cataluña y para España?, la respuesta es no, pero lo hacen en función de los réditos de esas afirmaciones para sus expectativas electorales…¡sencillamente, lamentable!, porque simplemente se trata de eso, de “arrimar el ascua a su sardina”, mas exactamente de “arrimar la sentencia a sus intereses”.

Artículo publicado en @elespanolcom el 25/10/2019: https://www.elespanol.com/blog_del_suscriptor/opinion/20191025/arrimando-sentencia-sardina/439526044_7.html

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies